EL ÚLTIMO SECRETO DE JAMES DEAN


TEXTO: ALBERT TOLA
DIRECCIÓN: ROBERTO ROMEI
INTÉRPRETES: ALÍCIA GONZÁLEZ LAÁ, LINA LAMBERT i JOAN DÍEZ
PRODUCCIÓN: CENTRE DE ARTS ESCÈNIQUES DE TERRASSA (CAET), EL FESTIVAL LOLA D'ESPARRAGUERA i TEATRE TANTARANTANA
TEATRE TANTARANTANA


Dentro del ciclo sobre mitos que nos está ofreciendo esta temporada el Tantarantana llega ahora El último secreto de James Dean, una tragicomedia que mezcla los mitos, la locura y el no querer aceptar la realidad. Aquí nada es lo que parece, a través del personaje de Claudia, una mujer que lleva años recluida en su piso a cargo de María su cuidadora, descubriremos porqué vive allí encerrada y qué necesita para liberarse de su yugo. Un inesperado visitante, Jaime, acude en su búsqueda cuál príncipe azul que rescata a la princesa encarcelada en una torre.

El texto está plagado de juegos, todos los actores engañan o eso se creen, al público llevándole por el camino pretendido, sólo al final el espectador descubrirá el engaño. Alicía González Laá consigue meterse en la piel de Claudia, haciendo que su locura sea creíble, más bien es un tormento, una persona que finge no diferenciar entre realidad y ficción. Lina Lambert, la cuina, la sobreprotege y hace que su realidad sea más pequeña día a día. Hasta que aparece Jaime o James Dean, que entra en el juego de Claudia, y provoca que vuelva a abrir los ojos.

El último secreto de James Dean está ambientada en los años 60 en Barcelona, cuando la pobreza era la protagonista de esos días. Escenografía e iluminación realista a cargo de Roger Orra, que también sigue el juego de la protagonista. El realismo sin embargo deja experimentar con las nuevas técnicas escénicas de proyecciones y paredes transparentes. Con todo ello Orra consigue crear una excelente ambiente de tensión, durante la hora y diez minutos que dura la representación, que incluso, en determinados momentos salta del escenario a la platea.

Albert Tola construye un texto, ágil y poco desfragmentado, y nos guía en este viaje a través de los miedos humanos y como los mitos nos ayudan a confundir la realidad con la ficción e incluso poder llegar a inventarla. Permitámosle ver que al menos durante una hora nos lo hemos creído.

4 comentarios:

  1. Juan Ramón14/3/11 11:47

    ¿No hay manera de ver esta obra en intenet, supongo...

    ResponderEliminar
  2. El teatro se ve en un teatro...

    ResponderEliminar
  3. Juan Ramón17/3/11 18:18

    Desde luego, simpático señor/a: El teatro se ve en un teatro.Pero cuando no se dan las posibilidades de hacerlo así, uno espera, al menos, verlo aunque sea en Internet o por tv.No es lo mejor, pero a veces es lo único. Como esas pantallas por donde la gente que no puede entrar en el recinto ve la opera fuera. O el teatro en tv.En fin.

    ResponderEliminar
  4. Puede intentar contactar con Albert Tola si dispone de alguna copia. Una manera rápida es a través de su perfil en Facebook, seguro que él le puede ayudar mejor que yo.
    Y perdóneme por los modos, no era mi intención ser antipática.
    Muchas gracias por leernos.

    ResponderEliminar