7/6/12

Chéjov despierta en la piel de ‘El oso’



A punto ha estado de echar el cierre definitivo el Teatro de Cámara Chéjov, que fundó en 1980 el director de escena Ángel Gutiérrez, tras quitarle de un plumazo la Comunidad de Madrid la subvención anual de 44.000 euros. “Dios me ha escuchado”, pensó el dramaturgo cuando recibió hace apenas un mes la llamada de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR), un centtro de estudios online que se encargaría del alquiler del local y de la gestión del teatro. Y así, sin más dilación, se colgó de nuevo el cartel del estreno. Mañana, 8 de junio, la adaptación del cuento de Anton Chéjov, El oso, se representará en las tablas del recién recuperado teatro.
Esta historia de crisis y rescates, que dista mucho de la de Grecia y la Unión Europea, se acerca al esquema clásico del intercambio de favores / intereses que satisface las necesidades de las dos partes. Cuando Ángel Gutiérrez se encontró en la situación desesperada de tener que cerrar el teatro que él mismo había levantado, lanzó un mensaje de SOS a través de entrevistas concedidas a varios medios de comunicación. Mientras tanto, la UNIR llevaba meses buscando la fórmula para completar uno de sus planes en materia extraescolar, que consistiría en ofrecer a sus alumnos una mayor formación cultural y un máster en interpretación. Parecía que todo cuadraba, la solución estaba en Chéjov. “Para nosotros contar con una escuela dirigida por Ángel Gutiérrez, que emplea el método Stanislavski y es uno de los grandes del teatro ruso y español, es un privilegio, y además ya nos está dando cierta visibilidad”. Tanta, que ya se han interesado por este máster en interpretación dos centenares de alumnos, cuentan desde la UNIR. “Como es un teatro de cámara y un teatro muy especial lo encontramos ideal para cubrir ese área de actividades culturales que buscábamos”.
Lo primero que ha hecho la universidad ha sido poner al día los pagos del alquiler del local, en la calle de San Cosme y San Damián, 3, en el barrio de Lavapiés, y ahora se encargan de la gestión, promoción y difusión del teatro y su programación. Pero no se descarta una mayor colaboración en el futuro entre este peculiar tándem teatro-universidad, a través de la investigación teatral, las publicaciones o incluso la creación de un centro de documentación teatral.
Nacido en Pintuelles (Asturias), aunque con nacionalidad rusa, Ángel Gutiérrez es uno de los más importantes directores de nuestro tiempo. Fue uno de los niños de la guerra trasladados a Rusia, donde aprendió teatro con Stanislavski, y después dirigió y enseñó teatro, primero como catedrático de la Academia Estatal de Teatro de Moscú y después en la Escuela de Arte Teatral de Madrid, donde se han formado Imanol Arias, Carmelo Gómez o Eduardo Noriega, entre otros.
En esta nueva etapa del teatro se inaugura con El oso, del autor ruso que da nombre a la sala, y el escritor fetiche de Gutiérrez. Para esta ocasión, el director no sólo se ha encargado de la puesta en escena, sino también del diseño de escenografía, la iluminación y el espacio sonoro. Protagonizado por Germán Estebas, Elena Nicoronova Petrova y José Luis Checa, el cuento de Chéjov narra en un solo acto la historia de un terrateniente, Smirnov, que se presenta en casa de una joven viuda, Popova, para cobrarle un dinero que le debía su difunto marido. A partir de ahí se desarrolla una relación de reproches y enamoramientos con la siempre presente ironía de Chéjov.
Fuente: Rocío Huerta (www.elpais.com)

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada