25/7/12

Shakespeare, ‘recordman’ olímpico



Fuente: John Carlin (www.elpais.com)
Claus von Stauffenberg, el coronel alemán célebre por haber intentado asesinar a Hitler y porque le puso cara en el cine Tom Cruise, actuó en una obra de teatro cuando era adolescente. La obra fue Julio César, de William Shakespeare; el papel que interpretó, el del protagonista Bruto. El Bruto de Shakespeare es la cabeza pensante de un complot para asesinar a César; Von Stauffenberg fue en la vida real el líder de un complot para asesinar a Hitler. Bruto es, de todos los conspiradores, el que sufre más angustia moral; Von Stauffenberg, aparentemente, también. Después de la detención del coronel, que fue fusilado por órdenes de Hitler, encontraron en la mesa de su despacho el libro de Julio César abierto en una página en la que Bruto se debate entre matar o no matar. Las líneas de Bruto estaban marcadas con lápiz en el margen del texto.
La anécdota (me la contó Greg Doran, el director artístico de la Royal Shakespeare Company) da fe una vez más de que, con la posible excepción del fútbol, la aportación más valiosa y duradera que las islas británicas han hecho a la humanidad ha sido el canon de William Shakespeare. En orgulloso reconocimiento y celebración de la grandeza de Shakespeare, autor estudiado en el colegio (también según Doran) por el 50% por ciento de los niños del mundo, los británicos han organizado un maratón shakespeariano en paralelo a la gran fiesta global que arranca en Londres este viernes: los Juegos Olímpicos.
Representaciones de las obras de Shakespeare, exposiciones, conferencias, mesas redondas o sesiones de cuentos en versión infantil competirán en los próximos días con el espectáculo olímpico por la atención de los londinenses y los millones de visitantes extranjeros esperados en la capital británica. El padre de Hamlet parte con ventaja, ya que el festival en su honor se inició el 23 de abril, la fecha de su muerte y también, según cuentan, la de su principal rival para la medalla de oro al escritor más grande de todos los tiempos, Miguel de Cervantes.
El inmortal dramaturgo de Stratford-upon-Avon no ha sido el único festejado en Londres. La variedad y abundancia que ofrece la llamada Olimpiada Cultural es abrumadora. Músicos de los cinco continentes, entre ellos Hugh Masekela y la gran cantante africana Angelique Kidjo, han dado recitales en varias plazas y en puntos estratégicos a lo largo del Támesis. Ha habido, y habrá, jazz, rock, rap, soul, blues, samba brasilera, guitarra española, música maorí, música de Benín, de China, de Budapest; también cine y baile de todo el mundo (incluyendo ballet en la catedral de Saint Paul’s), pequeñas obras de teatro callejeras en los alrededores de la Tate Modern, exposiciones de fotografía, de arquitectura o sobre la historia del oro, pintura y escultura y literatura para todos los gustos y edades. Amigos londinenses dicen sentirse completamente embriagados por el repentino derroche de oferta cultural en una ciudad donde no es poco lo que hay en épocas normales.
Pero el plato fuerte, y el más abundante, es Shakespeare, el escritor que mejor ha definido la condición humana en todos los contextos (el amor, la muerte, la guerra, la política, el dinero), el que fue, en las palabras del dramaturgo del siglo XVII Ben Jonson, “de una era y de todos los tiempos”.
Representaciones de las obras de Shakespeare, exposiciones, conferencias, mesas redondas o sesiones de cuentos en versión infantil competirán en los próximos días con el espectáculo olímpico por la atención de los londinenses y los millones de visitantes extranjeros esperados en la capital británica. El padre de Hamlet parte con ventaja, ya que el festival en su honor se inició el 23 de abril, la fecha de su muerte y también, según cuentan, la de su principal rival para la medalla de oro al escritor más grande de todos los tiempos, Miguel de Cervantes.
El inmortal dramaturgo de Stratford-upon-Avon no ha sido el único festejado en Londres. La variedad y abundancia que ofrece la llamada Olimpiada Cultural es abrumadora. Músicos de los cinco continentes, entre ellos Hugh Masekela y la gran cantante africana Angelique Kidjo, han dado recitales en varias plazas y en puntos estratégicos a lo largo del Támesis. Ha habido, y habrá, jazz, rock, rap, soul, blues, samba brasilera, guitarra española, música maorí, música de Benín, de China, de Budapest; también cine y baile de todo el mundo (incluyendo ballet en la catedral de Saint Paul’s), pequeñas obras de teatro callejeras en los alrededores de la Tate Modern, exposiciones de fotografía, de arquitectura o sobre la historia del oro, pintura y escultura y literatura para todos los gustos y edades. Amigos londinenses dicen sentirse completamente embriagados por el repentino derroche de oferta cultural en una ciudad donde no es poco lo que hay en épocas normales.
Pero el plato fuerte, y el más abundante, es Shakespeare, el escritor que mejor ha definido la condición humana en todos los contextos (el amor, la muerte, la guerra, la política, el dinero), el que fue, en las palabras del dramaturgo del siglo XVII Ben Jonson, “de una era y de todos los tiempos”.
Para el que desee profundizar en el contexto histórico de las obras de Shakespeare nada mejor que la exposición que acaba de abrirse al público en el Museo Británico de Londres. Los años que vivió Shakespeare (1564 a 1616) fueron extraordinariamente convulsos para los habitantes de Inglaterra, y de Europa en general. Fue una época de globalización galopante en la que exploradores (o piratas, según el punto de vista) como Francis Drake daban la vuelta al mundo y traían noticias de culturas no solo desconocidas, sino inimaginables. Al mismo tiempo, los descubrimientos científicos de Galileo y Copérnico redefinieron el antiguo concepto del lugar que ocupaba la tierra en el universo y abrieron las puertas a una visión del mundo más científica, menos centrada en la providencia divina. El hombre adquirió una nueva centralidad y un nuevo y revolucionario conocimiento del planeta en el que vivía. Empezó a ejercer más control sobre su propio destino, fenómeno que se refleja como nunca antes en la historia de la literatura en los grandes personajes shakespearianos (el célebre crítico literario estadounidense Harold Bloom titula su libro más importante sobre la obra de Shakespeare La invención de lo humano).
Pero el escritor también retrató los tiempos en los que vivía, anticipándose al choque de civilizaciones del que se habla hoy y a los conflictos culturales que puede provocar la religión, en sus dos grandes obras que tienen Venecia como escenario, Otelo y El mercader de Venecia. Otelo es un moro (moor es como lo llama Shakespeare) que irrumpe en una sociedad de cristianos. ¿Cómo se le ocurrió la idea al autor? Pues como ocurre en muchos casos con los guiones de cine o las novelas de hoy: basándose en las noticias del día. La exposición en el Museo Británico demuestra la correlación directa entre la llegada del primer embajador africano de Marruecos en Londres a finales del siglo XVI y Otelo, obra escrita en 1603. Un cuadro del embajador pintado en 1600 y expuesto en el museo da toda la impresión de haber servido como modelo para Shakespeare de su personaje principal. También nos enteramos en las salas del British de que esa misma época vio la aparición de la primera colonia de judíos en Londres, con los inevitables conflictos que se sucedieron. En El mercader de Venecia, el personaje de Shylock era judío.
Un turista suizo en Londres en 1599 (sí, la ciudad ya empezaba a tener turistas en aquellos tiempos) escribió: los londinenses “se pasan el tiempo” yendo al teatro, “aprendiendo lo que ocurre en el extranjero”. En ningún teatro más que en el apropiadamente nombrado Globe. Shakespeare se nutría ávidamente de la asombrosa información que llegaba en aquellos tiempos de todos los puntos cardinales de la orbe. En su obra hay referencias a África, la India y las Américas, además de Italia, Francia y Dinamarca. Hay expuesta en el museo una espada fabricada en Toledo en el siglo XVI que corresponde al estilo de espada española con la que se suicida Otelo.
Fuera del museo británico, más allá de los múltiples escenarios en los que se está celebrando la obra del gran escritor, y un par de semanas después de que acaben los Juegos Olímpicos, desde el 28 de agosto al 9 de septiembre, William Shakespeare estará rabiosamente presente en las calles de Londres. Cualquiera que piense estar en la ciudad en esas fechas que se vaya preparando. La alcaldía patrocinará una iniciativa llamada To be or not to be (Ser o no ser) en la que 50 actores y actrices deambularán por las calles de la capital británica interpretando el papel de un personaje del escritor de Stratford. Su labor consistirá en acercarse a cualquier peatón que les llame la atención e iniciar una conversación (bastante unilateral, se supone) en la que recitan líneas de Shakespeare. Los ingleses no se cansan de él y el resto del mundo, parece, tampoco. Hay peores aficiones.

Bardo omnipresente

Shakespeare World Festival: The Globe, la réplica del teatro donde trabajó el poeta y dramaturgo, ha visto desfilar desde el pasado 23 de abril a más de 50 compañías, que han representado la obra de Shakespeare al completo en 37 idiomas.
Shakespeare: staging the world: Entre el 19 de julio y el 25 de noviembre, el Museo Británico, el adalid de las galerías de arte de Reino Unido, acoge esta exposición que acerca el contexto histórico en el que vivió el inmortal bardo. Entre 1564 y 1616 se sucedieron descubrimientos científicos, como los de Galileo y Copérnico, pero también hubo conflictos, como las disputas religiosas que el propio Shakespeare retrató en algunas de sus obras.
To be or not to be: Medio centenar de actores saltarán a las calles de la ciudad de Londres transformados en diferentes personajes del genio de Stratford.

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada