12/9/12

Paco Mir: "La tecnología es traicionera. Da igual que hagas copias de seguridad."


Fuente: Benjamín G. Rosado (www.elcultural.es)

El escenario del Teatro Arraiga ha sido muchas cosas, pero nunca antes un ordenador portátil. Así lo exige el guión de Bits, el octavo espectáculo de Tricicle, que se estrena esta tarde en Bilbao y estará en cartel hasta el 30 de septiembre. A golpe de ratón, Joan Gràcia, Carles Sans y Paco Mir presentan el que podría ser su último trabajo juntos, una sucesión frenética de gags y sketches sobre los sinsabores de la vida moderna que incluye un homenaje a Les Luthiers. "Si un bit es la unidad mínima de información -avanza Paco Mir- un gag es la unidad mínima de humor". 

La obra es un tótum revolútum. ¿De dónde viene la ideal del bit?
Vaya por delante que no es una obra informática. Lo del bit sirve de pretexto para comprimir una serie, casi infinita, de sketches que van sucediéndose de pantalla en pantalla, buscando la mayor tasa de densidad de gags por minuto. Nos atrajo la idea, el nombre de Bits, porque, como todos nuestros espectáculos, acaba en "it" o "ic" y también por el sentido que tiene como unidad mínima de información. El bit está en todas partes, puede ser el píxel de una fotografía o la letra de una novela... Esa idea nos sedujo mucho.

¿Cuál es el argumento?
Bits es un espectáculo digital en código de gags trinario. Hablamos de muchas cosas, y entre ellas, claro está, de algunos disparates informáticos. El escenario en este caso es digital, nos movemos a golpe de ratón por un portátil gigante de varias pantallas, que funcionan como links entre los diferentes sketches y textos. Porque en este espectáculo, además de gestos, hay mucha palabra.

¿Qué es lo más dramático que le ha sucedido como usuario de internet?
La tecnología es traicionera. Me refiero a ese momento en que, de pronto, pierdes un giga de documentos. Da igual que hagas copias de seguridad. Es algo que pasa con cierta regularidad, cada año, más o menos, no importa que hagas cientos de copias en discos duros. Al final esas copias se sobrescriben sobre versiones de trabajos que, un día, te da por recuperar. En un par de ocasiones he llegado a perder una obra en avanzado estado de gestación. Afortunadamente, me meto tanto en mis textos que, cuando los termino, soy capaz de recitarlos.

A 18.104 personas les gusta Tricicle en Facebook. Lo del teatro desde la pantalla del ordenador ¿es factible?
Difícil de decir. Por un lado, no me imagino a la gente yendo al teatro dentro de un cine, como sucede ahora con la ópera. En la ópera puedes cerrar los ojos y dejarte llevar por la música, que es el 80% de la experiencia. Entonces cualquier podría decir que las pantallas no están hechas para el teatro, pero todos recordamos el éxito que tuvo el Estudio 1 en su momento... También están las adaptaciones al cine, como la reciente Un dios salvaje de Polanski. Claro que ahí las cámaras salvan la frontalidad y nada es lo mismo.

¿En qué consiste el homenaje a Les Luthiers?
Nuestra idea era usar un texto completo de Les Luthiers, pero optamos finalmente por reunir de aquí y de allá diferentes fragmentos, con la presencia de la voz de Marcos Mundstock, para luego recrear nuestra propia atmósfera. En ese sentido, la obra funciona como un puzle caótico y armónico al mismo tiempo.

Se han empeñado en mantener el precio de las entradas para compensar la subida del IVA...
No nos quedaba otra. Lo que el Gobierno le está haciendo al teatro es una puñalada trapera. No tiene otro nombre. Realmente no se dan cuenta del daño que nos están haciendo...

¿Es cierto que Bits podría ser su último espectáculo como compañía?
Podría ser. Porque... en fin, ya tenemos una edad. Lo de separarnos no es una cosa que nos hayamos propuesto. Simplemente somos conscientes de que el escenario cada vez nos pesa más. Además, la vida media de nuestras obras es de cuatro años. Vamos a estar mucho tiempo de gira con Bits. Luego quién sabe lo que pasará. Quizá no volvamos a trabajar nunca juntos o puede que nos reunamos para celebrar las cuatro décadas de la compañía. El tiempo lo decidirá.

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada