11/1/13

Gutiérrez Caba: “A los políticos les importa poco el teatro”



Fuente: Juan Manuel Játiva (elpais.com)
Es una de las escasas piezas teatrales contemporáneas que se han escrito en España sobre la política y sus entresijos. Se llama Poder absoluto, aunque como dijo este miércoles en Valencia su autor, Roger Peña,  más allá del título no tiene nada que ver con la película homónima de Clint Eastwood. Se trata de un un thriller político protagonizado por Emilio Gutiérrez Caba y Eduard Farelo que indaga en lo que ocurre tras la foto oficial de un encuentro entre dos dirigentes, en un mano a mano que en la puesta en escena y otros aspectos de la interpretación puede recordar a La huella (un célebre duetto cinematográfico de Laurence Olivier y Michael Caine) y que este jueves se estrenará en Valencia e inaugurará la nueva etapa del Teatro Talía.
"Es una de las obras más complejas a las que me he enfrentado", dijo Emilio Gutiérrez Caba, antes de subrayar el interés que se ha comenzado a despertar en Europa por su traducción.  El veterano actor, que ya pisó el Talía hace muchos años con La mujer de negro, encarna a un político maduro, "con una larga trayectoria", explicó Eduard Farelo, que interpreta a "un político joven, iluso e incluso ingenuo".  No es una obra sobre la corrupción, pero como dijo este actor, "sería difícil hablar de política sin hablar de la corrupción".
Trata de como el sistema puede llegar a vampirizar al político, explicó el autor de la obra, que reconoce cierta inspiración en el personaje de Kurt Waldheim, un político austríaco que fue secretario general de las Naciones Unidas y posteriormente fichado por el conservador Partido Popular (ÖVP) que lo presentó a las elecciones de 1986 como candidato a la Presidencia de la República.   Los protagonistas dicen no haberse inspirado en ningún político concreto para componer sus personajes. Gutiérrez Caba dijo ver a su personaje "en las páginas de cualquier periódico", del mismo modo que Farelo ironizó diciendo que habían "tenido publicidad gratis en las páginas 2 y 3 de todos los periódicos nacionales".
"Hasta que no haya listas abiertas será difícil cambiar esto", dijo Roger Peña, transcendiendo el ámbito puramente escénico. Recordaron que en la sala Villarroel de Barcelona lo más sorprendente de la reacción del público es que ser reía, aunque Peña cree que es en parte por "repugnancia". Durante los dos meses de su presencia en la cartelera barcelonesa, apenas recuerdan haber visto a dos políticos entre el público. A uno de ellos le gustó, pero también le dolió, confesó el autor teatral. "A los políticos les interesa poco el teatro", afirmó Gutiérrez Caba.  Tal vez, en correspondencia, al teatro contemporáneo español le han interesado poco los políticos.

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada