20/1/13

'Hermanas': asuntos de familia


Fuente: Julio Bravo (abc.es)

La cocina de una casa donde se reúnen tres hermanas tras la muerte de su padre es el escenario donde se desarrolla Hermanas, una función dirigida por Carol López a partir de un texto propio. Amparo LarrañagaMaría Pujalte Marina San José encabezan el reparto, en el que figuran también Amparo Fernández, Chisco Amado y Adrián Lamana. La obra se estrenó en Barcelona y en catalán -Germanes- hace casi cinco años, y obtuvo un éxito extraordinario. "Nace -dijo la autora- con la intención de hablar de la muerte a través de la vida". Ahora llega a Madrid (tras un breve paso por Murcia), al teatro Maravillas.

Amparo Larrañaga es Inés, la hermana mayor, seria y ordenada; conoció la obra a través de su hermano y productor Pedro. No le dio el texto, sino una grabación de la función. "Me alegré porque Carol tiene una manera muy particular de trabajar, y posiblemente si hubiera leído el texto, de apenas 80 páginas, no hubiera visto en qué lo había convertido. La vi en un ordenador, en Zaragoza... Teatro grabado... Y lloré emocionada. Pensé que era la obra que tenía que hacer, y no me equivocaba. Para una actriz es una función maravillosa, una función de emociones, donde se pasa de una a otra en apenas décimas de segundo".

Improvisar

De Carol López dice que "no escribe realmente; lo que te hace es improvisar, improvisar e improvisar, va sacando de tí y te dirige sobre la base de lo que más le gusta de ti. Los personajes, así, no tienen nada que ver según la actriz que lo interprete. "Hermanas" es totalmente distinta a "Germanes" porque las actrices somos diferentes. Ella no copia el trabajo. A mi personaje, en principio el más cómico de la obra, lo ha transformado en un personaje capaz de romperse, de llorar y de hundirse. Y para mí ha sido lo más interesante de Carol, la capacidad de variar y de transformar lo que ella misma creó. El texto sale de las improvisaciones de los actores a partir de una situación que ella crea".
María Pujalte interpreta a Irene, la hermana mediana. Es madre soltera y está tratando de rehacer su vida amorosa. Le gustó "la forma, como desordenada, en que Carol cuenta lo que quiere contar: la vida de una familia a partir de la muerte del padre y un año después, con momentos cotidianos donde parece que no ocurre nada cuando están ocurriendo muchas cosas. Me gusta la libertad que se toma para llenar la función de continuos juegos teatrales, utiliza muchos recursos, como romper la cuarta pared".
Interviene de nuevo Amparo para decir que "por ejemplo, escenifica los pensamientos de los personajes, algo muy divertido". "Y funciona muy bien entre los espectadores -añade María-. En las funciones de Murcia me emocionaba confirmar que el teatro es una convención en la que el público entra en el juego que le propones, donde no necesitas explicarlo todo. Y eso supone una libertad que Carol se toma, y los actores sentimos que estamos jugando". "Podemos pasar de la risa al llanto en un segundo -apostilla Amparo, de un flashback a una situación dramática y al segundo cómica". Como la vida misma.

Cariño y amor

El cariño y el amor es el pegamento que une a los tres personajes, que son entre sí muy diferentes. "Son tres hermanas que a priori no podrían ser nunca amigas por sus distintas maneras de ser. Y sin embargo se adoran", dice Amparo, mientras María completa: "Hacen piña cuando tienen que hacerla, cuando las cosas se ponen mal de verdad". "Y la prioridad es eso", concluyen las dos casi al unísono.
En la función, dice María, "hay un mensaje muy positivo y vital que la gente recibe muy bien. Que por muchos problemas y distanciamiento que haya, por muchos defectos que tengamos en cada familia, somos así y seguimos siendo una familia". "No es una defensa de la institución familiar convencional, porque anda que no son políticamente incorrectos los personajes. Pero no siendo tradicional, no dejas de ser una familia", añade Amparo. "Es un núcleo -sigue María- que te protege, que te da cariño, al que siempre puedes volver, que te da una cierta estabilidad en los momentos malos, que te acoge: eso es la familia, independientemente de cómo sea, tradicional o no tradicional".
"No hay un hermano igual", dice Amparo, mientras asiente María, "pero hay un vínculo fundamental y enorme entre ellos, un entendimiento especial. Esa es mi experiencia personal, al menos". "La familia es una influencia determinante en cada persona -reflexiona María-; somos consecuencia de nuestra infancia".
Se incorpora a la conversación Marina San José, que encarna a Ivonne, la alocada hermana menor, que habla de "una función que quise hacer en cuanto la vi. Me pareció que sería un trabajo muy bonito, muy especial. Me gustaron la historia y todo aquello de lo que habla: la vida, la muerte; es muy emotiva y cala en el público".

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada