19/1/13

‘Hermanas’, de la risa al llanto



Fuente: Patricia Ortega Dolz (elpais.com)
Hay una secuencia estremecedora en Opening Night (Noche de estreno), la película de John Cassavetes, en la que Gena Rowlands (la actriz Myrtle Gordon en esa ficción) sube al escenario del teatro la noche del estreno en Nueva York y se decide a ser su personaje, no a interpretarlo. Se olvida del texto, ante la angustia de la guionista sentada en el patio de butacas, y actúa convertida del todo en Myrtle, una mujer atormentada por el paso del tiempo. Y somete al resto de los actores al estrés de la improvisación. Nadie sabe ni cómo ni cuándo va a terminar la función. La secuencia está rodada, además, con público de verdad.
La directora catalana Carol López, acaba de estrenar en Madrid Hermanas, con Amparo Larrañaga como protagonista, junto a María Pujalte y Marina San José. Y su método de trabajo, una vez más, ha sido el que ponía en marcha Myrtle Gordon en esa cinta: “Yo le digo a las actrices quiénes son —“Tú eres una madre que te llamas Isabel, bebes martinis, te operas, te quieres llamar Isabela…”—, las pongo en situación y les pido que sean eso, no que lo interpreten, y así voy construyendo los personajes y las escenas y adaptándolas a las actrices para que todo fluya naturalmente”, cuenta horas antes de que se suba el telón en el Teatro Maravillas (Manuela Malasaña, 6).
Esta obra, que escribió hace ya cinco años, pero que llega ahora a la capital de la mano de los productores Larrañaga, fue un éxito de público y de crítica (Premio Crítica de Barcelona) desde sus comienzos. Iba a estar dos meses en el teatro Villarroel de la Ciudad Condal y estuvo el doble, hizo una gira por toda España y fue galardonada con el Premio Max a la mejor autora teatral, pero nunca había pasado por Madrid. “He tenido que hacer algunas adaptaciones, también empecé improvisando con las actrices, pero el texto ya estaba escrito”, cuenta.
La obra habla de las relaciones y las emociones que se entrecruzan entre tres hermanas y una madre tras la muerte del padre y marido. “Quizá porque nosotros somos tres hermanos o porque mi madre son tres hermanas, no sé, siempre quise escribir una obra que pusiera en escena ese triángulo. Teatralmente es una figura que funciona muy bien”, argumenta.
El texto y un DVD con una de las representaciones llegó a las manos de Amparo Larrañaga hace un año. “Es la peor manera en la que se puede ver una función y aún así me emocionó”, cuenta la actriz. “Leída la obra no es nada, por cómo trabaja Carol. Pero puesta en escena, interpretada y vista como espectador, es un viaje emocional en el que se pasa de la risa al llanto en cero coma”. Inicialmente vio la obra con ojos de productora junto a su hermano Pedro, pero pronto se vio a sí misma como la hermana mayor. “Inés es una desgraciada con apariencia de triunfadora, una mujer que de pronto se rompe y puede pedir perdón. Transita por muchas emociones queriendo guardar las apariencias”, explica.
Larrañaga (Inés), María Pujalte (Irene) y Marina San José (Ivonne) serán Hermanas sobre las tablas del Teatro Maravillas hasta mayo, de momento.

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada