9/3/13

Desnudas de cuerpo y alma



Fuente: Javier Molina (elpais.com)
¿Qué es más difícil, desnudar el cuerpo o el alma? Un monstruo de siete cabezas arranca una alocada respuesta coral:
-¿El alma? Yo eso no sé dónde está.
-Pues yo prefiero unas porras.
-No, no, es mucho más fácil el cuerpo, porque…
-¡Serás guarra!
-Pues chica, yo mejor desnudo el alma, porque soy una chica de-cen-te.
-Claro, es que tienes educación judeo-cris-tia-na.
-¡Los que van a salir desnudos van a ser los espectadores!
Entre las risas y las alborotadas réplicas se crea tal bullicio que es difícil percibir qué boca emite cada frase. Son las protagonistas de Las Chicas del calendario, la obra que representarán en los Teatros del Canal de Madrid del 2 al 28 de abril. Las siete protagonistas mantienen la misma química traviesa y campechana tanto dentro como fuera del escenario. Los ensayos transcurren en una inmensa sala blanca contigua al teatro en la que se ha reunido todo el elenco y el equipo técnico. Las escenas esbozadas prometen una comedia emocional con un mensaje positivo y solidario que tiene como telón de fondo la lucha contra el cáncer. “Contamos una historia real que demuestra, una vez más, que un pequeño gesto puede cambiar el mundo”, resume el director Antonio Calvo.
Todo comenzó en 1999 en un pequeño pueblo de Yorkshire, al norte de Inglaterra. Un grupo de mujeres maduras pertenecientes a una asociación femenina comenzaron a idear propuestas con el objetivo de recaudar fondos para la investigación contra el cáncer, la enfermedad que acabaría con la vida de John Baker, el marido de una de ellas. Durante su padecimiento, Baker se aficionó a cultivar girasoles que regalaba a familiares y amigos con la esperanza de que ya estaría curado cuando floreciesen. Para él, los últimos días de vida de una flor eran los más bellos. Desdichadamente, la enfermedad acabó con su vida, pero la madura belleza del girasol se convirtió en el símbolo de las mujeres que honrarían su memoria con una idea peculiar y solidaria destinada a tener un éxito descomunal:aparecer desnudas en un calendario benéfico.
El proyecto alcanzó fama mundial y el calendario fue reditado año tras año marcando un antes y un después en las campañas solidarias de todo el mundo. En los años posteriores se vendieron más de 88.000 copias. Hasta la fecha, la venta de este tipo de calendarios ha conseguido recaudar más de tres millones de libras para la investigación de tratamientos contra la leucemia.
En 2002 El dramaturgo británico Tim Firth llevó esta historia a la pantalla grande en una versión titulada Calendar Girls, protagonizada por Helen Mirren y Julie Walters. La película fue uno de los éxitos más grandes del cine inglés de los últimos años. Tanto que, seis años después, se adaptó al teatro y pronto fue estrenada en el West End, donde el bombazo del celuloide se trasladó a la platea. En la versión española, adaptada por Marc Rosich y dirigida por Antonio Calvo (de la compañía Anexa), veremos a caras conocidas de la televisión y la cartelera teatral nacional como Beatriz Carvajal, una actriz con una dilatada trayectoria en teatro y televisión; María Garralón, a la que conocemos por su participación en algunas de las series nacionales más paradigmáticas, como Verano Azul y Farmacia de guardia; Berta Ojea, ganadora del premio de la Unión de Actores  por su papel en La señora y Asunción Balaguer, que ha actuado en decenas de películas y obras de teatro desde los años cincuenta.
El mundo del desnudo tuvo un antes y un después del estreno de la película The Full Monty (1997). La comedia, dirigida por Peter Cattaneo y protagonizada por Robert Carlyle, retrata el drama de un grupo de hombres desempleados que organizan un espectáculo de estriptis musical poco convencional para hacer frente a sus problemas económicos. El éxito de este filme fue fulminante, tanto para la crítica como para el público: recaudó 200 millones de euros en todo el mundo y fue nominada a cuatro Oscars (ganó el de mejor banda sonora). En España el triunfo se repitió: percibió más de 12 millones de euros en taquilla y se hizo con el Goya a mejor producción extranjera. Hoy está considerada como una de las mejores comedias británicas de todos los tiempos y uno de los mayores ejemplos de que todo ser humano puede desnudarse sin prejuicios, aunque no luzca las dimensiones áureas de la belleza griega.
Dos años después del fenómeno Full Monty estas mujeres decidieron seguir derrumbando modelos eróticos. Y ahora, tras 14 años de espera, la historia se españoliza. Mejor tarde que nunca. “El cuerpo de una mujer madura es muy bonito. Incluso con nuestras lorzas, hay algo hermoso en el desnudo”, comenta Beatriz Carvajal. “Además en nuestros desnudos no hay nada de morbo, todo es muy emocional”, añade Soledad Mallol. “¿Cómo que no hay morbo? Morbo no lo tendrás tú”, le recrimina Carmen Esteban. "¡Cuanto divismo hay aquí!", critica Catalina Solivellas. Y de nuevo comienzan las bromas y el buen rollo. Y las sonrisas se dibujan en los rostros de todos los presentes.
“Queremos que el espectador salga del teatro emocionado y viendo el mundo como un lugar mejor”, comenta el director Antonio Calvo. Aunque la comedia está escrita siguiendo las pautas del humor inglés, Calvo reivindica el mensaje universal implícito en el argumento: “Hay que salirse de la idea de que el valor de la obra es que sea británica. Lo interesante que tenemos aquí es el hecho extraordinario de que mujeres con una edad avanzada logren tener tanto éxito con un mensaje solidario. Ellas demuestran que todo es posible. Que se puede hacer, y mucho”.
A raíz del ejemplo de las chicas del calendario son muchos los que se han apuntado a la formula: desnudo, humor y solidaridad. Incluso en España: el 28 de diciembre de 2012las madres de un colegio de la población valenciana de Montserrat lograron recaudar fondos para mantener el autobús escolar de sus hijos gracias a la mima iniciativa. Aquellas mujeres decidieron emular a las chicas de Yorkshire y se exhibieron en ropa interior para hacer frente a la retirada del transporte escolar por parte de la Consejería de Educación. La noticia impactó a los medios de España e incluso interesó a diarios argentinos y estadounidenses. Uno más de los ejemplos que demuestran que, a veces, la mejor forma de hacer frente a la crisis surge de la creatividad, la imaginación y el sentido del humor.
Entonces, ¿Esta historia de cuerpos y almas desnudas puede tener utilidad en estos tiempos de crisis? Y de nuevo, ese travieso y desmesurado monstruo de siete cabezas se arranca.
-¡Oye oye! Que nuestra obra no habla de la crisis. Solo de como hacer frente al sufrimiento con alegría.
- Si, y además contamos un ejemplo de compañerismo que demuestra que las mujeres tenemos la sartén por el mango. ¡La unión hace la fuerza!
-Ahora con la subida del IVA hay que tener más ganas de hacer cosas que nunca.
-Nosotras decimos: No nos pagarán, pero no nos pararán.
-¡Que bajen el IVA leches! Que eso si que nos está jorobando el cuerpo...
-¡Y el alma!
-Eso mismo, el cuerpo y el alma.

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada