26/3/13

El Ballet de Antonio Gades recupera una de las obras maestras de la danza española



Fuente: Julio Bravo (abc.es)
El Ballet de Antonio Gades ha dado un paso más en su empeño por mantener vivo su legado. Uno de los deseos del artista de Elda al crear la fundación que lleva su nombre era no solo preservar, cuidar y transmitir su propia obra, sino estimular la danza española, un arte que vive un largo período de peligrosa desnutrición (solo el flamenco posee algo de vigor). Y los responsables de la fundación, con su hija María Esteve y su viuda, Eugenia Eiriz, han decidido poner en pie una de las coreografías que más gustaron a Antonio Gades y que abrió con su creación, en 1963, nuevas vías expresivas a nuestra danza, por las que precisamente transitaría el propio Gades con notable éxito:«Rango», de Rafael Aguilar.
Gades incorporó esta obra al repertorio del Ballet Nacional de España en su etapa como director de la compañía. La consideraba una obra maestra. Inspirada en «La casa de Bernarda Alba», Aguilar no pudo utilizar ni el título ni sus textos al no tener permiso de los herederos de García Lorca (eso explicaría que Adela muera de un disparo, y no colgada). Sin embargo, todo su aroma, su sabor y su profunda carga dramática están presentes en la obra. Parece mentira que este año cumpla medio siglo, porque en ella están sentadas las bases de una danza teatral que aún hoy sigue vigente.
«Suite flamenca»


Lejos de la palabrería y la verborrea de pasos, «Rango» se muestra esencial en el movimiento; frente a la expansividad y colorido de la mayoría de las coreografías de la época, Aguilar crea una obra concentrada, oscura, donde los pasos son las palabras que cuentanuna tragedia. «Rango» acude al tuétano de la historia de represión y frustración que Lorca quiso transmitir. Y lo hace de manera limpia, sustancial, con el apoyo de un flamenco básico y de los cantos gregorianos.
Rafael Aguilar le dio a la figura de Adela un enorme protagonismo; es la víctima, la voz silente que trata de escapar de la oscuridad y la que cortan el vuelo: Ana del Rey le da a su Adela la juventud dolida y rota, al frente de un reparto donde también destaca la autoridad deMayte Chico.
El programa se completa con una obra del propio Gades, «Suite flamenca», en la que se ha incluido la célebre «Soleá» de El Güito, que él mismo ha montado a tres de los miembros de la compañía; se trata de una pieza excepcional, de una clase magistral de flamenco ofrecida, como el resto de la coreografía, con limpieza y sobriedad.

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada