5/3/13

Óperas infrecuentes y grandes voces



Fuente: Javier Pérez Senz (elpais.com)
Habrá menos óperas y menos funciones en el Liceo, pero también más conciertos, más protagonismo de títulos infrecuentes que amplían el repertorio del teatro y un sensacional desfile de voces que son el principal gancho de la próxima temporada del coliseo lírico barcelonés, la más austera de su reciente historia a causa de los recortes. El director artístico del Liceo, Joan Matabosch, presentó con entusiasmo las nueve óperas que conforman la temporada 2013-2014, a las que se suma la cantata de Falla, Atlàntida, sobre la obra de Verdaguer. El estreno de Agrippina, de Händel, con dirección escénica de David McVicar abrirá la programación el 16 de noviembre.
Los conciertos ganan peso en la temporada, apuesta subrayada por Joan Francesc Marco, director del Liceo —con contrato hasta el 7 de julio—, que “supone la consolidación del proyecto musical que lidera Josep Pons”. En total, se ofrecerán 32 espectáculos de ópera, danza, conciertos y recitales “con el objetivo de alcanzar los 167.000 espectadores, el 75% del aforo total”, explicó Marco.
“Hay un descenso de la actividad, eso es evidente, con menos óperas que la anterior temporada, pero la oferta mantiene un altísimo nivel de calidad”, explicó Joan Matabosch, que destacó “la voluntad de combinar títulos de gran repertorio con obras de enorme importancia jamás estrenadas en el teatro”, como Cendrillon, de Massenet, —con la mezzosoprano Joyce DiDonato y la contralto Ewa Podles—, Agrippina e Il prigioniero, de Luigi Dallapiccola. Esta última ópera se ofrecerá en un programa doble conSuor Angelica de Puccini, las dos bajo la dirección escénica de Lluís Pasqual y musical de Josep Pons, en un montaje coproducido por el Teatro Real y el Liceo.
“Lo que no cambia es la calidad de las voces y los directores, ni la proyección internacional de las producciones”, aseguró Matabosch. “Hemos tenido que hacer juegos malabares para ajustar el presupuesto, pero se ha conseguido una programación magnífica”, afirmó satisfecho.
La soprano Diana Damrau y el tenor Juan Diego Flórez son la pareja de lujo de La sonnambula, de Bellini, en un cartellone que incluye a tres sopranos —Sondra Radvanosky, Martina Serafin y Fiorenza Cedolins que se alternan en el papel de Tosca, del que se ofrecerán 15 funciones.
El teatro rescata La leyenda de la ciudad invisible de Kitege, de Rimsky-Korsakov, en una nueva coproducción del Teatro de la Scala, la Ópera Holandesa y el Liceo con dirección escénica de Dmitri Tcherniakov, que debuta en el Liceo, y musical de Pons, que también dirigirá L’Atlàntida yLa walkyria, de Wagner, con puesta en escena de Robert Carsen, y un reparto encabezado por Irene Theorin, Anje Kampe y Klaus Florian Vogt, además del programa doble con Suor Angelica e Il prigioniero, y cuatro conciertos sinfónicos de la orquesta en el Palau. La OBC y su titular, Pablo González, ofrecerán otra ópera pucciniana en un acto, Il Tabarro, la única en versión de concierto, y Canti de prigionia, de Dallapicola.
Matabosch destacó la conmemoración singular del bicentenario de Verdi con cuatro conciertos en los que se podrán escuchar fragmentos de todas las óperas del famoso compositor italiano, con la presencia de Elena Nosuc, José Bros, Leo Nucci y Stefano Palatchi, entre otras voces.
El regreso de dos figuras, la soprano Angela Gheorghiu, que compartirá escenario con el emergente tenor Saimir Pirgu, y el contratenor Philippe Jaroussky, con la Orquesta Barroca de Venecia, encabeza la oferta de cuatro conciertos que completan Jordi Savall al frente de Le Concert des Nations y la tradicional final del concurso Francisco Viñas. El festín vocal continuará con cuatro recitales, a cargo de las sopranos Edita Gruberova, Nina Stemme y Angela Denocke, y el tenor Jonas Kaufmann, y un homenaje al gran barítono menorquín Joan Pons, que se retiró del mundo de la ópera la pasada temporada.
Solo dos propuestas cubren el espacio de la danza, un variado programa a cargo del Ballet Nacional de Polonia y el regreso de Les Ballets de Montecarlo, que ofrecerá La Belle, una original versión de La bella durmiente de Chaikovski.
El presupuesto para la temporada será de 39,2 millones de euros (31,22% corresponden a ingresos propios). Marco estimó los ingresos por subvenciones ordinarias en 18,6 millones de euros, de los que la Generalitat aporta 8 millones (el 43% del total), el Ministerio de Cultura otros 6,5 millones y el resto, a cargo del Ayuntamiento de Barcelona (2,5) y la Diputación de Barcelona (1,4).

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada