20/4/13

La obra sobre Ai Weiwei, online



Fuente: Patricia Tubella (elpais.com)
El arresto de Ai Weiwei, los 81 días que el renombrado artista chino estuvo en manos de la policía y desaparecido para el mundo, se escenifica desde esta semana en un teatro del norte de Londres a modo de reflexión sobre la importancia del arte y de la libertad de expresión en una sociedad civilizada. La obra aspira además a romper los corsés físicos del reducto de una sala, abriéndose a un público global que podrá asistir online y de forma gratuita a la representación de mañana viernes.
La inusual iniciativa puede resultar “peligrosa” para el polifacético autor chino, símbolo de la disidencia y defensor de las voces individuales frente a la autoridad, ha reconocido Howard Brenton, autor de la pieza #aiww: El arresto de Ai Weiwei, ante la delicada situación de su protagonista. El veterano dramaturgo británico se ha inspirado en el propio relato de Ai Weiwei sobre el miedo y a la vez sensación de absurdo que implicó su detención en el aeropuerto de Pekín, el 3 de abril de 2011, y posterior internamiento en paradero desconocido a pesar de que entonces no pesaran cargos contra él. Sólo tras su puesta en libertad fue acusado de evasión de impuestos y condenado a pagar una multa de 15 millones de yuanes (1,85 millones de euros), contra la que ha apelado sin éxito, aunque generando un movimiento de apoyo traducido en donaciones de miles de simpatizantes. Desde entonces, no puede salir del país asiático porque le fue retirado el pasaporte.
Sus impresiones sobre aquellos traumáticos dos meses y medio en cautividad aparecen recogidas en un libro que el periodista Barnaby Martin escribió a partir de una serie de conversaciones secretas con el artista (Hanging Man). Esa ha sido la base para la propuesta teatral de Brenton, que también incluye dos escenas fruto de su propia imaginación en las que los burócratas del régimen chino discuten qué hacer con Ai Weiwei. Los carceleros aparecen tan confusos por la situación como su prisionero, encarnado en las tablas por el actor británico de origen chino Benedict Wong.
“Sin libertad de expresión no hay mundo moderno, sólo barbarie”, es el mensaje que el escultor, instalacionista y fotógrafo (Pekín, 1957) ha enviado a los responsables del Teatro Hampstead con motivo del estreno. Esa idea impregna la producción del artista chino con mayor proyección internacional, que ha expuesto en Tokio, Londres y Washington DC, entre otras plazas. Su intensa actividad en las redes sociales y en Twitter viene encarnada en el título de la obra por la almohadilla (#) que utilizan los usuarios de ese servicio de microblogging.
El autor que en 2010 esparciera sobre el pavimento de la londinense Tate Modern cien millones de semillas de girasol elaboradas en porcelana (aparentemente uniformes pero con sutiles diferencias que clamaban individualidad) ha vuelto a hallar tribuna en esta ciudad. Con el acuerdo del equipo creativo y los miembros del reparto, #aiww: El arresto de Ai Weiwei será retransmitida por internet este viernes 19 de abril, a partir de las 8 de la tarde, hora española. Una difusión cuyo alcance para los internautas chinos puede verse restringido por la censura que viene ejerciendo el régimen comunista sobre la red.

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada