8/8/13

Reencuentro de ficción sobre las tablas


Fuente: Elena Jorreto (abc.es)
Una vez, Joaquín Climent se salvó de quedarse en tierra gracias a un policía del aeropuerto de Barajas que le copió el pasaporte. La causa lo valía: «Porque eres del cuerpo». Lo fue durante ocho años en los que encarnó al agente Pascual Moreno en «El comisario», una de las series más exitosas de la televisión en España. Con él se ganó el respeto de las fuerzas de seguridad, hasta el punto de que algunos policías todavía le recuerdan que «en todas las comisarías hay un Pascual».
El tiempo ha pasado, y Joaquín ya no es Pascual, sino un presidente de gobierno frío, corrupto y calculador. El protagonista de «Desclasificados», la obra de teatro que Climent representará junto a Jordi Rebellón y Alicia Borrachero en el Teatro Bellas Artes a partir del 21 de este mes; es una «oportunidad» para el actor valenciano de poner fin a siete años de ausencia sobre las tablas. «Ante un texto de este calibre no puedo decir que no», cuenta Climent, también motivado por el reparto. «Te ponen delante a Jordi y a Alicia en una función con personajes muy completos...», dice.
Alicia Borrachero apunta otro factor clave del éxito: un texto «brillante» del director teatral Pere Riera. La ex de «Periodistas» -la serie que la dio a conocer en los noventa- retoma el oficio. Pero atrás ha quedado el «potrillo desbocao» que representaba en Telecinco, tan «importante» en su trabajo y en su vida. Ahora se introduce en la piel de «una top» que entrevista al presidente del gobierno «en un momento de crisis gravísima».
Como Climent, Borrachero aceptó su papel por la compañía. «Estaban Jordi y Joaquín, y con el tiempo cada vez más elijo el trabajo por la gente con la que estoy», cuenta. Además, le apetecía hacer algo «más íntimo» que Agosto, con un abultado reparto. Para ella, regresar al teatro -«el medio natural de un actor»-, ha sido «un gran regalo», quizás comprable a la «fortuna» que tuvo al empezar a actuar en «Hospital Central» sólo dos meses tras terminar «Periodistas».

Trabajadores de historias

Jordi Rebellón, su pareja en la serie de urgencias como Roberto Vilches, no tuvo tanta suerte al fin de la serie más larga de la televisión en España. Después de dos años de parón, va a combinar el rodaje de«Amar es para siempre» (la segunda temporada de «Amar en tiempos revueltos») con su papel como secretario de prensa del presidente.
«Claro que cuesta reubicarse», dice su compañera. «La profesión de actor es muy inestable, muy injusta. No siempre trabajan los mejores. Pero es parte de esto, uno tiene que saber que cuando todo brilla no es real, que somos trabajadores de historias». Porque, como recuerda Rebellón, «el teatro vive en crisis desde antes de la guerra. La única manera de verlo es yendo, no tiene top manta».
Amigos desde hace años, los tres actores se proponen mostrar en «Desclasificados» las contradicciones humanas a través de los políticos, que «por desgracia no son cercanos, pero sí seres humanos, con sus aciertos y sus defectos», según Climent. Para ello, se enfrentan a los fantasmas de tres triunfadores ¿Hasta dónde estamos dispuestos a defender nuestros valores? Esa es la cuestión.

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada