19/9/13

Chéjov se bate en duelo con el Teatro del Arte de Moscú


Fuente: Elsa Fernández-Santos (elpais.com)
Como escribe Janet Malcolm en Leyendo a Chéjov el célebre escritor ruso nunca se sintió cómodo como autor teatral. Prefería el relato corto, se sentía más desinhibido sin la presión de escribir para ser representado y juzgado. “El teatro atraía y repelía a Chéjov de igual medida”, asegura Malcolm. Quizá por esta ambivalencia resulta doblemente interesante el montaje de El duelo con el que hoy se inicia la 5º edición del programa de Centro Dramático Nacional (CDN) Una mirada al mundo, que reunirá hasta el 10 de noviembre los últimos montajes de grandes compañías internacionales.
Novela breve escrita por el autor de La gaviota, esta versión de El duelotraiciona la intención original de su autor y sube al escenario como obra teatral. Eso sí, de la mano del Teatro del Arte de Moscú. Es decir, de la mano de la compañía que mejor conoce al sutil autor de Tío Vania. Institución histórica rusa fundada en 1898 por Konstantin Stanislavski y Vladimir Nemirovich-Danchenko, sin la fe de sus fundadores en el talento teatral de Chéjov quizá jamás se hubiese disipado la tormentosa relación que el dramaturgo mantuvo con las tablas. Para entender que Chéjov y el Teatro del Arte de Moscú viajan desde hace más de un siglo de la mano basta con recordar cómo en el telón de la sede moscovita de la compañía vuela bordada una gaviota, símbolo inequívoco de esa deuda y de ese trayecto común.
La adaptación de El duelo, montaje de tres horas de duración que se representa hasta el domingo en Madrid, corre a cargo del director Anton Yakovlev, y está interpretada, entre otros, por un mito: Dmitri Nazarov. “Es una de las grandes estrellas del teatro ruso. Como un Rodero, una Nuria Espert o un José María Pou, pero con esa veneración que allí profesan por sus actores teatrales”, explica Fernando Cerón, director de Relaciones Internacionales y actividades culturales del CDN y encargado del programa de Una mirada al mundo.
“Este año traemos siete montajes de compañías de primera fila europeas y de otras emergentes que pensamos que pueden ser punteras en el futuro. En este sentido nos fijamos más en Latinoamérica, de donde traemos tres de los siete espectáculos de este año”, explica Cerón. “Llevamos cinco años con el programa y este es el más extenso, nuestra idea es que en el futuro las compañías latinoamericanas, a pesar de que tienen menos tirón de público, ocupen el 50%", continúa.
La programación incluye los siguientes títulos: Ubu Roi , de Alfred Jarry, con dirección del británico Declan Donnellan para su compañía Cheek by Jowl (Reino Unido/Francia) ; Seuls , monólogo escrito, dirigido e interpretado por Wajdi Mouawad (Francis/Québec); La pequeña habitación al final de la escalera, de Carole Fréchette, dirigida por Mauricio García Lozano para el Teatro del Farfullero (México); Julia,adaptación de La señorita Julia de Vértice de Teatro (Brasil); Bienvenido a casa, con dirección de Roberto Suárez para el Pequeño Teatro de Morondanga (Uruguay) y, finalmente, La Verità, de Daniele Finzi Pasca, con la Compagnia Finzi Pasca (Suiza).
De momento, y para abrir boca, será una compañía centenaria europea la que abra hoy el telón. Incólume a los avatares de la historia, el Teatro del Arte de Moscú ha sobrevivido a zares, a revoluciones y a viejos y nuevos dictadores con su teatro de repertorio. El duelo pondrá en escena a un grupo de personajes aparentemente inconexos, un grupo de desconocidos obligados a una confrontación externa e interna, a la búsqueda -íntima y pública- de un último camino.