12/11/13

Creo que...

no se han entendido mis palabras y hoy con un poco de perspectiva, me decido a hablar. Perdonad, el castellano, pero creo que todos los que me leéis sois como mínimo bilingües. Mi anterior post, ese que ha levantado una polémica injustificada, muchos comentarios injustos y despectivos hacia mi persona, que obviaré, no se ha entendido, o no me hecho entender.

Ha estado un error poner nombres y apellidos, porque se ha entendido como un ataque personal cuando no lo es. Me encantaría abrir un debate, sentarme en una mesa (en un cafe teatro o en un ámbito más universitario), y no desde ningún púlpito, para hablar, dialogar y debatir desde el respeto. Respeto que no quiere decir que no se pueda emitir juicios críticos basados en argumentos. Mi post no quería ni sentar cátedra porque ni siquiera había argumentos, simplemente era un incitador para el debate, pero sin buscar la polémica.

En Butaques i Somnis hablo como Elisa Díez, no defiendo ni formo parte de ninguna organización cultural. Algunos han dejado costancia de dónde trabajo. Perfecto, pero yo no les represento, ni hablo por boca de ellos. Pero como todo se ha llevado a un extremo insalvable, creo que lo mejor es dejar de opinar en público sobre gestión cultural. Lo cual no quiere decir cerrar el blog, seguiré haciendo críticas de las obras que vaya a ver, quien quiera que me siga leyendo, quien no es libre de no hacerlo. Este es un medio de comunicación bidireccional, por lo que siempre está abierto a comentarios, positivos y negativos, que son leídos y tenidos en cuenta.

Siento las molestias ocasionadas al honor de las personas mencionadas, el debate no iba de buenos o malos, sino va más allá. También reconozco el error de no argumentar, de incluir a dos personas no relacionadas con la sala mencionada.

A partir de ahora, Butaques i Somnis hará críticas de montajes y seguirá publicando noticias propias y de otros medios.

Muchas gracias.

Elisa Díez, periodista

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada