8/11/13

Daniele Finzi Pasca: "Representar nos permite descubrir la realidad de forma más delicada"


Fuente: Esther Alvarado (elmundo.es)

Hace años que Daniele Finzi Pasca (Lugano, Suiza, 1964) coquetea con el asombro y la insondable curiosidad del público español al que le plantea continuas preguntas que se resumen en una sola: ¿qué es verdad? Este clown, director, autor, actor y coreógrafo, creador del Teatro Sunil, autor de más de 25 espectáculos, entre los que destaca el monólogo Ícaro, representado más de 700 veces, vuelve a Madrid después de Nomade, Rain, Nebbia y Corteo (creado para el Circo del Sol), esta vez con su propia compañía y La verità (Teatro Valle-Inclán, hasta el domingo). La respuesta que desencadena todas las demás preguntas.

¿Qué va a encontrar el espectador en La verità?

Pues a los 13 actores acróbatas de la compañía que llevan siendo los mismos compañeros de viaje desde hace muchos años y, además, un telón que es como un actor más. Es un telón que Salvador Dalí pintó en los años 40 para la Metropolitan Opera House de Nueva York para una obra titulada Tristán fou.

¿Cómo llegó a sus manos?

Julie, mi esposa, y yo recibimos esta propuesta el día de Navidad y fue como una intuición. Estábamos trabajando en el espectáculo y empezando a imaginar cómo hacerlo. El título ya estaba, porque la verdad es algo que siempre vuelve a nuestros espectáculos. Entonces llegó esta propuesta y lo entendimos como un regalo afortunado que llegaba de forma inesperada. Serendipia; una feliz coincidencia.

¿Tiene algo que ver La verità con la obra para la que Dalí pintó el telón?

No, tiene que ver con la vida de Dalí, con los años 40, con el surrealismo, la danza... y la acrobacia, que entonces no estaba, adquiere cierto surrealismo que encaja con la propuesta de Dalí.

¿Cuánto tardó en crearse La verità?

Fueron tres meses de ensayo, pero la creación del espectáculo duró un año y medio. En este show tenemos aparatos acrobáticos novedosos.

¿Cómo se organiza el espectáculo?

Todo se mezcla. Hay muchas artes acrobáticas que se declinan de forma un poco sorprendente. Tiene un sabor retroporque quería hacer un viaje en el tiempo un poco suspendido. Ahora, el nuevo circo está siempre proyectado o en un presente cercano o en un futuro posible, como el Cirque du Soleil. En Rusia dicen que soy el último neorrealista italiano y eso me fascina porque la verdad es que me siento pegado todavía al blanco y negro. La verità son dos actos divididos en 20 ó 22 cuadros.

¿Cómo definiría La verità en cuanto a género?

Yo diría que es un teatro acrobático. Los actores son además extraordinarios acróbatas. Yo vengo de un teatro muy físico, con una formación de gimnasta. Nosotros trabajamos sobre los límites del esfuerzo. Y si tienes acróbatas, lo que tienes en realidad gente que logran que su esfuerzo se convierta en algo extraordinario y con una dirección precisa.

¿Cuál es la pregunta que subyace en este espectáculo?

Qué es lo verdaderamente real; eso es lo que subyace a todo el trabajo de un actor. Todos los experimentos revelan que un cuerpo muerto en el escenario no parece un cuerpo muerto, el dolor verdadero no lo parece, ni la sangre. ¿Por qué? Quizá representar nos permite profundizar y descubrir la realidad de forma más delicada. Las luces teatrales obligan a trabajar con algo que se asume como representación. No podemos fraccionar el instante, decía mi padre, que era fotógrafo. La verdad para un actor es uno de los grandes temas: cómo puedo ser honesto y verdadero. También en la vida. Aunque parezcas seguro, puedes acabar dudando de si lo que viste era verdad. De lo único que puedes estar seguro es de los sueños.

¿El escenario es ese lugar donde la mentira parece verdad y viceversa?

Lo es. Estás en un escenario y ves que todo es de cartón. Lo que es interesante del teatro es que uno busca una verosimilitud; uno necesita la verdad, algo que sea verosímil, algo en lo que uno se reconozca. Hay actores que actúan de forma naturalista y otros que buscan todo tipo de recursos para parecer verdaderos y honestos.

¿Nos va a parecer un espectáculo optimista?

A mí el drama siempre me interesa contarlo desde el lado más luminoso y ligero para ayudar a pasar el miedo. Tanta gente tiene tanto miedo... Entonces no es que sea un espectáculo optimista; es un espectáculo luminoso.

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada