1/3/14

DONES COM JO


DRAMATURGIA y DIRECCIÓN: PAU MIRÓ
INTÉRPRETES: MAMEN DUCH, MARTA PÉREZ, CARME PLA y ÀGATA ROCA
DURACIÓN: 1h 25min
PRODUCCIÓN: T DE TEATRE, ICEC, LA SALA DE RUBÍ
TEATRE ROMEA

Ya hace unos años que las T de Teatre dieron un salto adelante, Daulte y Sanzol son testigos, pero en los dos últimos montajes habían perdido algo de su marca, algo que convertía a sus obras en un "sí pero no", faltaba algo. Ese algo que ha conseguido encontrar Pau Miró y lo ha potenciado hasta devolver el "espíritu" de T de Teatre a escena.

No entré en la sala demasiado entusiasmada, los montajes de Sanzol me había distanciado de la esencia que me gustaba de ellas. A la media hora ya disfrutaba, veía una de las dramaturgias peculiares de Pau Miró y unas actrices en su salsa. Eso sí lejos de sus primeros montajes y con interpretaciones más profundas y con más cuerpo.

Cuatro actrices, cuatro mujeres, cuatro historias, cuatro amigas y unos cuantos secretos que esconder. Una edad, los cuarenta y un barco vital a la deriva. No satisfechas con sus vidas que deciden romper con la monotonía de maneras diversas. Una de ellas huye, se esconde en uno de los miles de pisos abandonados de la ciudad. A partir de aquí se empieza a tirar del hilo.

Una oficina ocupa la escenografía, recogida pero queda aire, durante algunos momentos se muestran las paredes y mirar hacia arriba nos devuelve la impresión que es teatro, quizás demasiado aire entre cajas.

T de teatro se conoce el camino por el que pisa, quizás por eso la interpretación que más sorprenda sea la de Àgata Roca. A un ritmo que a primera vista pueda parecer descompasado con el resto, construye un personaje con sus luces y sombras, pero a la vez crea empatía con el público que respira con él. Su drama durante más de una hora se hace nuestro, hasta que la verdad aflora y una cierta pátina de lejanía con ella.

Lo que sí que es cierto es que Dones com jo destila feminismo, un aire que vista la ocupación de la platea, un 90% eran mujeres. Me gustaría pensar que es una obra para ambos géneros por igual, aunque el público demuestre otra cosa. Aunque lo que realmente importa es que quien vaya a verla la viva, con los ojos que quiera, pero bien abiertos, porque nunca se sabemos donde acaba la ficción.

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada