2/3/14

SEULS


CREACIÓN y DIRECCIÓN: WAJDI MOUAWAD
VOCES EN OFF: NAYLA MOUAWAD, MICHAEL MAURER, ISABELLE LARIVIÈRE, ROBERT LEPAGE, ABDO MOUAWAD, ERIC CHAMPOUX y JEAN FORTUNATO
DRAMATURGIA y REDACTADO DE LA TESIS: CHARLOTTE FARCET
DURACIÓN: 2h
PRODUCCIÓN:  AU CARRÉ DE L'HYPOTÉNUSE y ABÉ CARRÉ CÉ CARRÉ con ESPACE MALRAUX SCÈNE NATIONALE DE CHAMBÉRY ET DE LA SAVOIE, GRAND T THÉÂTRE DE LOIRE-ATLANTIQUE, THÉÂTRE 71 SCÈNE NATIONALE DE MALAKOFF, COMÉDIE DE CLEREMONT-FERRAND SCÉNE NATIONALE, THÉÂTRE NATIONAL DE TOULOUSE MIDI-PYRÉNÉES y THÉÂTRE D'AUJOURD'HUI MONTRÉAL

Quizás porque estamos curados de espanto hay cosas que ya no nos sorprenden. Quizás porque hemos visto demasiadas cosas encima de un escenario, necesitamos salirnos de las convenciones para que algo nos motive más que otras cosas.

En los últimos tres años Wajdi Mouawad ha estado en boca de todos, Incendios, Litoral y Pacambo ha salido de la nada y han conquistado con más o con menos fortuna las carteleras de Barcelona. Seuls da un paso más allá y nos muestra el dramaturgo, director y actor libanés al natural, bajo su propia pluma y con su propio cuerpo y emociones.

Con un inicio un tanto falto de ritmo, un desarrollo que mejora los primeros minutos pero que te mantiene a la espera de que pase algo, ese algo tarda en ocurrir y desemboca en un desenlace demasiado cansino. Quizás lo que esperas que te sorprenda de ese final demasiado plástico, pierde su razón de ser cuando se refuerza la idea insistentemente y repetitivamente. El público es lo suficientemente adulto para captar el mensaje tras cinco minutos. El resto sobra, sinceramente, me aburrió, sin aportarme nada. Aunque los dos bravos del final de dos espectadores seguramente contradigan mi opinión.

Nadie negará a estas alturas que Wajdi Mouawad es un buen dramaturgo, pero a nivel interpretativo no creo que esté al mismo nivel. No me creí sus palabras, ni sus gestos, me pareció una interpretación demasiado lineal, sin cuerpo. Una de aquellas que sin la eterna parte final se despacharía simplemente con unos aplausos de cortesía.

Seuls habla sobre la identidad de quiénes somos y quiénes queremos ser. No da respuesta pero plantea alguna que otra pregunta. Lástima que el envoltorio no sea el más adecuado para que una vez finalizada sigamos con la conversación en otra parte. Una experiencia más, que esta vez si creía que iba a ser más satisfactoria.