14/4/14

Los premios Oliver de teatro coronan a ‘Chimerica’ y ‘El libro del mormón’


Fuente: Patricia Tubella (elpais.com)
El libro del mormón, que narra con humor irreverente los avatares de dos misioneros en Uganda, se ha impuesto con cuatro premios en la entrega de los prestigiosos Olivier del teatro, incluido el de mejor musical. El gran ganador de la gala celebrada anoche ha sido sin embargo el drama político Chimerica, proclamado la obra más destacada del año, mientras el shakespiriano Roy Kinnear y la veterana Lesley Manville se hacían con sendos galardones en las dos principales categorías de interpretación.
El controvertido musical ideado por los creadores de South Park (The Book of Mormon, en su título inglés) logró imponerse al otro gran favorito en su apartado, la adaptación de la novela infantil de Roald DahlCharlie y la Fábrica de Chocolate dirigida por Sam Mendes. El éxito de ambas propuestas en la cartelera londinense contribuyó al arrastre de 14,6 millones de espectadores hacia el West End a lo largo de 2013, con un incremento del 11% en la venta de entradas.
La pieza de Lucy Kirkwood Chimerica, en torno al “hombre del tanque” que desafió al Ejército chino en la plaza de Tiananmen (1989), obtuvo además los premios al mejor director y escenografía. Se trata de una de las obras de nuevo cuño estrenadas la pasada temporada junto al perenne regreso de los clásicos, reconocido asimismo durante la velada en la Royal Opera House. De los cuatro nominados en la categoría de actor principal, tres destacaron por sus papales en la dramaturgia de Shakespeare, incluido un Jude Law renacido para el teatro de la mano de Enrique V. Fue derrotado por Kinnear, aclamado por su rol de Yago en el Otelo del National Theatre. Lesley Manville, actriz habitual del director de cine Mike Leigh y gran dama de las tablas, consiguió su Olivier de la mano de la obra de Ibsen Fantsmas, imponiéndose a Judi Dench. Este drama noruego fue considerado la mejor reposición de 2013.
Gavin Creel, en su rol de un mormón dispuesto a evangelizar a los africanos, y la croata Zrinka Cvitesic, que en la obra Once encarna a una inmigrante de Dublin apasionada del piano, consiguieron los galardones correspondiente a los mejores intérpretes en un musical. La maravillosa puesta en escena de la pieza de Stephen Sondheim Merrily We Roll Along se alzó con el Olivier a la reposición de un musical más sobresaliente.
El festejo contó con la presencia de los dos miembros masculinos del grupo Abba, Benny Anderon y Björn Ulvaeus, quienes acompañaron en el escenario a los miembros del reparto de Mamma Mia! para celebrar los quince años de permanencia en el cartel del West End de ese musical hilvanado por las canciones del legendario grupo sueco.