27/6/14

Latidos de Shakespeare para chicos autistas

Fuente: Conxa Rodríguez (elmundo.es)
Las obras de William Shakespeare (1564-1616) no pierden actualidad, dan para todo. La actriz y directora de teatro Kelly Hunter lleva 10 años con el ambicioso reto de transmitir los textos shakesperianos a las personas autistas y/o a la inversa, que los autistas accedan a la literatura del clásico escritor. Para ello ha desarrollado el método 'Hunter Heartbeat', basado en el ritmo de las palabras y de los latidos del corazón, y en la gesticulación. El método está en estudio como proyecto a largo plazo en la universidad de Ohio (EEUU). El nombre alude al apellido de la actriz Hunter (cazador) y al ritmo de los latidos del corazón que es un sonido relajador y familiar a todas las personas y, especialmente, los autistas.
El extraordinario objetivo de Kelly está pasando estos días el primer examen público con la puesta en escena de 'La tempestad', la historia de amor y magia en una isla, para un público autista en Stratford-upon-Avon, la sede de la compañía teatral y la cuna del dramaturgo en el centro-oeste de Inglaterra. El montaje se presenta del 24 de junio al 4 de julio. Después viajará a Ohio. "La audiencia no excederá las 15 personas, preferiblemente de 8 a 24 años de edad, que se sentarán en un corro alrededor de los seis actores que protagonizan la obra; el texto es el original y la diferencia radica en el ritmo al recitar las palabras, la gesticulación y los juegos sensoriales que genera la propia obra", cuenta la directora.
"Básicamente, la audiencia con problemas de aprendizaje y comunicación y los actores se mezclan con los juegos que surgen del texto de Shakespeare y el ritmo de las palabras", añade Kelly. El teatro, en el que las 15 personas autistas forman el primer círculo de la audiencia, pegado al escenario de los actores, prevé una segunda fila de público con cabida para unas 30 personas; profesores, familiares de autistas, cuidadores o profesionales que trabajan en autismo.
Kelly Hunter forma parte de una familia de actores. Lleva años con una compañía propia, Touchstone Shakespeare, y con el objetivo de desbloquear los obstáculos comunicativos de los jóvenes autistas. Con la ayuda de William Shakespeare, esta madre de dos hijos, al estilo de Madre Coraje, ha llegado hasta los escenarios de la Royal Shakespeare Company donde estos días su método de comunicar la literatura teatral a los autistas se presenta por primera vez en público, sometido al análisis de la lupa.