VELLS TEMPS


TEXTO: HAROLD PINTER
TRADUCCIÓN: JOAN SELLENT
DIRECCIÓN: SERGI BELBEL
INTÉRPRETES: CARLES MARTÍNEZ, MÍRIAM ALAMANY y SÍLVIA BEL
DURACIÓN: 1h 20 min
PRODUCCIÓN: SALA BECKETT/OBRADOR INTERNACIONAL DE DRAMATÚRGIA i el GREC 2014 FESTIVAL DE BARCELONA
SALA BECKETT

Tercer montaje de un texto de Harold Pinter de la temporada, tras Terra de ningú (TNC), L'Encarregat (Lliure), ahora nos llega Vells Temps (S. Beckett). Si en los dos anteriores por circunstancias ajenas al texto no habían acabado de atraparme, Vells Temps lo ha conseguido. Quizás los enigmas por los que transcurre la dramaturgia que dejan al espectador a la espera de más, de arañar los minutos para que le expliquen qué está pasando realmente por la mente de los personajes, han ayudado a mi hechizo.

Magnífica traducción, como ya es costumbre del gran Joan Sellent, que deja en manos de Sergi Belbel un bombón envenenado. Una dirección que mantiene la pulsión del misterio que guarda el texto hasta los minutos finales, pero que a su vez muestra ciertos desajustes, el más simbólico dejar a los personajes a espaldas del público en algunas escenas, donde nos gustaría estar al otro lado para ver las reacciones.

Pero el gran misterio de la obra, ya no es ni lo que se dice ni lo que no se dice, sino como Max Graenzel ha concebido la puesta en escena. Aturdidos nada más entrar en la sala, un teatro que publicita la cercanía con el público, la relación entre intérpretes y espectador, y que en esta obra ha decidido poner una pared invisible y alejar la obra del espectador. Más allá de conseguir ampliar la capacidad de la Sala Beckett, no encuentro justificación a un escenario demasiado alzado y alargado que provoca que el espectador intente abarcar toda la acción en repetidos golpes de cuello, sin realmente conseguirlo.

Ha ayudado sin embargo que los intérpretes asuman el juego escénico a la perfección. Después de asistir a una primera función con público, puedo asegurar que los tics que normalmente acompañan a los tres actores han desaparecido por arte de la magia de la dirección de Sergi Belbel. El más sorprendente es Carles Martínez que nos hace olvidar sus habituales ademanes y nos regala a Deeley, con templanza, calma y la comicidad justa y necesaria cuando el texto lo requiere sin estridencias. Sin embargo, Silvia Bel necesitaría, en algunos momentos calmar el happy flower que desprende una felicidad que no acaba de encajar con el texto y la situación. Míriam Alamany va con altos y bajos metiéndose en la piel de un personaje al que le hace falta más empaque y más capas interpretativas.

Más allá de la comicidad o de la puesta en escena, Vells Temps es un montaje que entra, con el que ríes, y del que algunas de las preguntas que se te van formulando, quizás o no tengan contestación antes de que baje el telón. Las teorías son tan infinitas como las opiniones y todas están como flotando a la deriva.

9 comentarios:

  1. Anónimo6/7/14 12:22

    A ver, no por borrar mi comentario escribes mejor. Pequeño ejemplo: "Si de los dos anteriores había pasado que por circunstancias ajenas al texto no había acabado de atraparme, Vells Temps lo ha conseguido." Te sobra el "de" (segunda palabra de la frase) y el verbo "haber" tiene que ir en plural "no HABIAN acabado de atraparme" podría seguir, pero esperaré a que borres este comentario para hacerlo. Donde no hay no se debe buscar.

    el lector de criticas de diletantes.

    ResponderEliminar
  2. Todo corregido. Gracias por las apreciaciones. Aunque algo más de educación se agradecería y no gana mala baba.
    Pero un placer, as always!

    ResponderEliminar
  3. No en facis cas; sempre existeixen persones amargades que en lloc d'agrair el teu treball en fer explícita la teva opinió, es distreuen en repartir la seva mala llet sense cap sentit. Els que escrivim a un Bloc ja sabem que sempre ens podrem trobar amb una minoria d'impresentables.

    Una abraçada

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6/7/14 19:28

    Ya has vuelto a censurarme borrando otro comentario. Esto de hacer críticas no es fácil por eso hay profesionales. Si haces críticas y no aceptas que te las critiquen... mal vamos.

    El lector de criticas de diletantes.

    Pd. Dale otro repasito que ya te vale... catedratica!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6/7/14 20:12

    Has cambiado el "había" que no era. Ayyyy qué paciencia...

    el lector de criticas de diletantes

    ResponderEliminar
  6. Paciencia la mía. Tanta forma y tan poco... pero gracias por regalarme visitas...

    ResponderEliminar
  7. Y digo yo, que esta persona anónima, posible premio Nobel de las letras, por que no sale del anonimato? Parece poco ético esconderse para faltar al respeto de cualquier persona que no sea tan brillante como parece creerse el. ( Y antes de que la emprenda conmigo, le diré que no puedo poner todas las tildes desde mi IPad)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7/7/14 21:12

      Jejeje tranquila mujer, tu no has escrito ninguna crítica, sería bastante ilógico. Y, ánimos, si te empeñas seguro que tu ipad comienza a regalarte tildes.

      El lector de criticas de diletantes.

      Eliminar
    2. Anónimo7/7/14 21:14

      Quería decir que sería bastante ilógico criticar un comentario; podía entenderse que me parecía ilógico que escribieras una crítica y no, no era esa mi intención.

      El lector de críticas de diletantes.

      Eliminar