9/9/14

El Teatro de la Comedia reabrirá en 2015


Fuente: Elsa Fernández-Santos (elpais.com)
Casi trece años después de su cierre, el Teatro de la Comedia de Madrid al fin tiene fecha de reapertura: septiembre de 2015. De esta manera, la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) recuperaría la que fue su sede desde 1998 y Madrid uno de sus escenarios más emblemáticos, la histórica sala de la calle Príncipe. Aprovechando la presentación de la nueva temporada de la CNTC, el Ministerio de Cultura organizó una visita a las obras de un teatro cuya rehabilitación se ha demorado en exceso, según explicó el director general del INAEM, Miguel Ángel Recio, por los contratiempos que se han presentado a la hora de consolidar la estructura del edifico. “Y por la enorme dificultad que conlleva trabajar en un teatro situado en una calle tan estrecha y rodeado por todas partes de edificios de vecinos”, insistieron los arquitectos Sebastián Araujo y Jaime Nadal. Recio aseguró que la obra acabará costando 1,52 millones de euros por debajo de los costes previstos. Del presupuesto de partida (27,65 millones) 15,72 correspondían a la ejecución de la obra, cuyo coste final ha sido de 14,2. Se calcula que el precio para el equipamiento escénico rondará los 21,62.
La obra civil concluirá en el primer trimestre de 2015. Y la de equipamiento estará lista en verano. “Así que justo dentro de un año la Compañía Nacional de Teatro Clásico podrá presentar y arrancar aquí su temporada”, añadió Recio, quien confirmó que la placa de la fachada que recuerda que el teatro albergó el discurso fundacional de la Falange Española seguirá ahí.
Sin los andamios que hasta ahora cubrían como una telaraña metálica el coso, y con el lienzo del techo otra vez vivo (“lo desmontamos entero para restaurarlo en un taller”) el esqueleto del Teatro de la Comedia y su carne son ya perfectamente reconocibles. Gracias a la obra, el edificio ha ganado una superficie de 750 metros cuadrados, su aforo llegará a los 700 espectadores, además de una sala de 300 metros cuadrados para ensayos y representaciones con un aforo de 100 localidades.
En realidad, y según explican los técnicos, las obras del Teatro de la Comedia no empezaron hasta 2010. En 2002 se cerró, dos años después se abrió el concurso de obras y luego el del proyecto. Una vez licitado empezó un trabajo cuya principal dificultad radicaba en su estructura. En 1915, el teatro se incendió y en lugar de reconstruirlo con madera y hierro (sus materiales originales) se hizo con hormigón armado. “Trabajar con hierro y madera en mal estado es mucho más fácil que con un hormigón que estaba muy degradado, eso ha generado problemas terribles”, apuntan Araujo y Nadal. La ubicación del teatro, "para hacernos una idea, en un patio de vecinos", ha ralentizado cada nueva intervención y cada trabajo para consolidar el soporte físico de la sala, pero según los técnicos lo que queda ahora (ejecución de revestimientos, pavimentos y trabajos de acabado) es más sencillo.