11/10/14

PENSAMENTS SECRETS


AUTOR: DAVID LODGE
TRADUCCIÓN: LLORENÇ RAFECAS
DIRECCIÓN y ADAPTACIÓN: LLUÍS SOLER
INTÉRPRETES: ÀLEX CASANOVAS y MERCÈ PONS
DURACIÓN: 1h 20min
PRODUCCIÓN: UTOPÍA GLOBAL
SALA MUNTANER

Hay muchas razones por las que acabas por ocupar una butaca de teatro, una de las más comunes es que conozcas poco o mucho la trayectoria de alguno/todos participantes de la obra. Este es el caso, la sola presencia de Àlex Casanovas ya me llevó hasta la Muntaner. Sabía que el cóctel de ciencia y amor era arriesgado pero entendí que sería más química y razón en todo caso.

De sobras es conocido que el escenario de la Muntaner no es el más adecuado para hacer obras de proximidad, en este caso le vuelve a pasar una flaca factura a la obra. Noto demasiada distancia entre el espectador y el escenario, me gustaría estar más cerca. En una ocasión he visto el escenario en medio de la sala, creo que simplemente esa elección hubiera creado un ambiente diferente y necesario al que el público se encuentra.

De todas maneras, el montaje empieza, y el engranaje al que le cuesta unos minutos arrancar, con una falta clara de naturalidad en la dicción y entonación de los personajes. Escuchamos mucha ciencia, en algunos casos sin venir a cuento, porque con palabras más directas y sin que nos vayamos por las ramas entenderíamos mejor lo que les pasa por la cabeza a los personajes. Una vez comenzada la relación, la obra llega a su cumbre, allá ya habremos caído en su red, por un momento nos tiene atrapados.

Primera dirección del actor Lluís Soler, que según cuentan ha dejado libertad a sus actores, aunque por exigencias del guión, los continuos cambios de escena y de escenografía, convierten a los personajes, a veces, en meras figuras estáticas, falta sentimiento, falta pasión, y sobran demasiadas palabras.

Àlex Casanovas y Mercè Pons interpretan de un modo muy científico los personajes, en algunos momentos les falta química y en otros simplemente te los crees sin más, pero echo de menos esa magia que buscamos encontrar siempre en el escenario y que en este caso brilla por su ausencia. Les falta algo que también le falta al texto, deja demasiado a la imaginación y juega poco con la comedia. Drama tampoco hay, simplemente es la vida que pasa, pero que no te atrapa.