24/10/14

Whoopi Goldberg: “Los musicales son para pasarlo bien, de eso se trata”


Fuente: Blanca Cia (elpais.com)
“En Estados Unidos la gente piensa que los musicales no son demasiado guais, que no tienen suficiente categoría, que no es alta cultura y que no son dignos. Yo creo que la cultura no es alta ni baja, simplemente es la que hacemos. Y un musical es para pasarlo bien, que es de lo que se trata”. La actriz norteamericana Whoopi Goldberg se expresa con rotunda claridad y notable sinceridad en una entrevista con EL PAÍS: “Un musical político no lo veo porque la situación política del mundo no es nada divertida. Sí lo sería, por ejemplo, hacer un musical del primer día del colegio en todo el mundo, con los niños enfadados y llorando y los padres angustiados. Eso sería divertido”. Goldberg ha asistido esta noche a la función especial del musical Sister Act en el teatro Tivoli de Barcelona, ciudad elegida para el estreno del montaje en España de la que ella misma es productora junto con Andreu Buenafuente (El Terrat) y Julia Gómez (Stage Entertaiment).
Considerada una actriz cómica, Goldberg (Nueva York,1955) no reniega de otros registros. “Me gustan todos, drama -ha interpretado papeles duros, como en El color púrpura (1985) de Steven Spilberg- , comedia, musical. En realidad si me ofrecen un trabajo y el personaje es bueno, yo lo acepto”, afirma. El papel de Deloris, la supuesta monja que revoluciona el coro y la vida de una congregación religiosa en el San Francisco de los años 80, no cabe ninguna duda que le marcó en su carrera cinematográfica. La película (1992), por la que fue nominada Globo de Oro como mejor actriz de comedia musical, le supuso el salto definitivo a la fama: “Le debo mucho porque me ha permitido llevar un determinado estilo de vida”, afirma.
El papel de Deloris en el montaje en español lo hace Mireia Mambo, una joven actriz barcelonesa –formada en Londres y con experiencia otros musicales- a la que Goldberg ha conocido hoy: “Me encanta y es mucho más guapa de lo que era yo”. Mambo es negra y ese fue un deseo expreso de la actriz norteamericana y productora del espectáculo que se verá en Barcelona hasta fecha no determinada para después ir a Madrid e iniciar una gira por otras ciudades españolas. Otros montajes de Sister Act han pasado por Nueva York, Londres y otras ciudades europeas. “Nos gusta mucho esta versión en español y en primavera la haremos en portugués en Brasil”, ha explicado Julia Gómez, de la productora Stage Entertaiment. En el reparto del Sister Act que se verá en Barcelona intervienen intérpretes tan conocidos como Àngels Gonyalons, en el papel de Madre Superiora; Fermí Reixach como Monseñor. El papel de María Lázaro -la monja que dirigía el coro hasta la irrupción del torbellino Deloris- lo hace Silvia Abril, mujer de Andreu Buenafuente. “A eso se le llama nepotismo”, bromeó Goldberg. “No, se le llama victimismo, porque lo vivo a todas horas, como productor y en casa”, le siguió Buenafuente.
La entrada en el mundo del séptimo arte de Goldberg estuvo precedida por otra etapa bien peculiar. Porque la famosa actriz trabajó en la construcción y como maquilladora de difuntos: “Si, era muy joven y tenía una niña. Me ofrecieron unas prácticas en ese sector y acepté. Así que ahora te podría arreglar el patio de tu casa”, bromea. Por el mismo motivo, explica, trabajó de maquilladora en una morgue: “Creo que en la vida hay que ser responsable de nuestros actos y yo tenía una niña pequeña y debía cuidarla. Todavía conservo las licencias de esos trabajos, nunca se sabe….” Algo bastante improbable a tenor de las múltiples facetas que desarrolla la actriz. Es la conductora del programa The View en la emisora ABC de Estados Unidos y está trabajando en otras películas, como Las tortugas Ninja; en la adaptación de la novela Big Stone Gap, de Adriaga Trigiani , y otro proyecto que estará basado en una novela de Stephen King. También escribe literatura infantil y está diseñando joyas: “Es que me gusta estar ocupada”.
A Goldberg se le ha considerado una activista social, comprometida con la defensa de los derechos de los homosexuales y otros movimientos en torno a los derechos humanos. De hecho, a la entrada del teatro pidió que se acercaran a un grupo de unas doce personas de la plataforma de afectados por la hipoteca PAH que la esperaban al grito de "¡Si podemos!".
Ahora cuenta que una de las cosas que más le preocupa es el efecto de Twiter en los niños y jóvenes: “Hoy hay adolescentes que sufren verdaderos ataques en la redes sociales, un bulling que está llevando al suicidio a jóvenes que no saben defenderse. Las redes sociales están bien pero lo perverso es que posibilitan ataques desde el anonimato. Ya se sabe que hay grupos terroristas que están reclutando a chicas jóvenes para que después trabajen para ellos. Y que en la red hay pedófilos que hacen estragos”. Goldberg sostiene que ese es el lado oscuro de las redes sociales y el que debe ser controlado de cerca por los padres.