22/11/14

Israel Galván: "Tienes que romper contigo mismo para seguir en esto"



Fuente: Saioa Camarzana (elcultural.es)

Bailar es una forma de comunicación sincera. Los movimientos del cuerpo, las piernas, los brazos, los gestos. Todo ello tiene una fuerza cósmica capaz de poner los pelos de punta. Una expresión de la que algunos hacen un estilo de vida. Es el caso de Israel Galván (Sevilla, 1973) que aterriza en Temporada Alta con su último espectáculo, Fla.co.men. Ya ha pasado por la Bienal de Sevilla con esta pieza que es un compendio compuesto por música de anteriores obras pero vista como un todo. Para él supone una nueva vía de expresión que le aleja del tema principal sobre el que ha hablado todos estos años: la muerte. El bailaor ha depurado Fla.co.men para transmitir una emoción al público. "Volver a Girona es una alegría porque siempre que he bailado allí he notado que la gente me quiere ver", confirma. 

El nombre de la pieza es un cambio de orden de las sílabas de la palabra flamenco. ¿Cómo surge esta alteración? 
Después de tantos años con el discurso de si esto es flamenco o no,viene a decir un poco que hoy en día uno tiene que hacer lo que le apetezca.El lenguaje, el trasfondo es el flamenco pero como hay mucha crítica...

Hay gente que defiende el flamenco puro y rechaza las fusiones. ¿Dónde se posiciona usted?
Yo estoy a favor, siempre que ha pasado algo dentro del flamenco ha sido gente con raíces flamencas pero luego han tenido que crecer por otros lados para seguir su propio crecimiento. Es imposible, para que siga eso vivo y con vida hay que arriesgarse a hacer lo que uno quiere. Prohibir algo es una manera de quitar arte. Cuando te dicen que no te quitan el aire.

¿Qué vamos a poder ver en este espectáculo?
Es mi baile de siempre pero entrando en otra vía. Llevamos bailando muchos años y casi todo lo que he hecho estaba relacionado con la muerte. Esta obra es como una liberación y entro en otra vía o línea.

Además esta obra está compuesta con diferentes canciones de piezas anteriores. La música tiene un peso especial y es como una película hecha de diferentes escenas independientes pero que forman parte de un todo.
Sí. De vez en cuando viene música que he hecho antes pero es como mirando mi obra desde dentro y sin guion, simplemente bailando. Es casi medicinal. Creo que con el flamenco y el baile se disfruta y esto pasa con esta pieza. No es una exhibición para ver qué bien se baila. Es como un agua nueva, como que entro en otra dimensión. No sé lo que verá la gente desde fuera pero para mí es otra manera de hacer. 

Pasó con Fla.co.men por la Bienal de Sevilla. Al ser un espectáculo vivo, ¿ha habido algún cambio respecto a entonces?
Las obras siempre las voy cambiando. Me gusta mantenerlas vivas pero no ha habido un cambio considerable solo la he limado. La idea era esa y sigue siendo la misma. 

En algún momento dijo que Patricia Caballero ha sido muy importante en la configuración de esta obra.
Yo la vi bailar en un vídeo y vi que tenía algo, como una libertad en ella. Me recordó a los vídeos y las fotos de Duncan, como bailando muy libre hoy en día que hay tanta técnica y concepto. Es como que va por libre. También me gustó la línea que llevaba y cómo trata el flamenco, que lo hace de una manera muy profunda, con el mínimo gesto de su cuerpo. Pensé que había habido un razonamiento grande o como es tan joven es algo innato en ella. La verdad es que la veo como una persona que me gustaría que viniera conmigo siempre.

Cuando se enfrenta a la concepción de una nueva pieza, ¿qué le inspira?
Primero me vienen imágenes a la cabeza, luego música y luego hay un gran archivo de ideas y poco a poco se van deshojando. Primero, no me limito a poner una idea sino que estoy muy abierto y tengo una intuición pero no sé lo que es. Al final la gente me dice, esto sí, esto no. Yo la verdad que lo haría todo, no tengo mucha conciencia, me dejo llevar.

Hay algún artista flamenco que le inspire especialmente?
Siempre me ha inspirado Enrique Morente como algo de lucha, casi de espíritu. Pero luego por mi mente y cuerpo pasa mucha gente. Por cada dos segundos hay una inspiración de alguien. 

Morente decía que en el flamenco se trata de traducir la tradición pero que eso conlleva una traición. 
Todo lo que diga Morente está muy bien dicho. Por mí tienes que tener tu raíz porque es lo que haces. Pero luego tienes que romper contigo mismo para seguir. En el momento en que te limiten con algo se va la magia.

¿Con quién tiene pendiente bailar?
Ha salido gente muy buena. Ahora he bailado con Akram Khan y me gustaría conocer a gente nueva, con gente que no he bailado nunca. Con Akram fue muy bien, fue una cosa muy rápida, los dos teníamos las mismas ideas y es una relación de que nos gusta mucho bailar juntos, nos llevamos bien. Yo creo que es un maestro que viene conmigo siempre.

¿Algún proyecto entre manos?
Ahora mismo no. No hay fecha pero todo lo que he hecho hasta hora ha sido en solitario y quiero ver cómo bailar con más gente. Coreografiar de una manera flamenca.