12/12/14

La Abadía revive los 'Entremeses' de Cervantes, 20 años después


Fuente: Esther Alvarado (elmundo.es)
La segunda obra que se puso en escena en La Abadía, hace 20 años, fueron los 'Entremeses' de Miguel de Cervantes. Dirigía la aventura y el teatro José Luis Gómez. Un José Luis Gómez "más serio", menos "cariñoso" que ahora, cuando ha retomado el proyecto con algunos de los actores con los que trabajó entonces y que hablan de un cambio de talante, más que de talento, en su antiguo director. 
No fueron un camino de rosas aquellos 'Entremeses'. "Las palabras del autor no pasaban de la boca de los actores a sus cuerpos", asegura el director, que decidió sumergirse con el grupo en el estudio de los códigos de la Commedia dell'arte, que por aquella época debía de estar utilizando Cervantes, exiliado en Roma al servicio del cardenal Acquaviva.
Después, les hizo despojarse del artificio italiano y acercarse a nuestro acerbo cultural; al campo, al pueblo y a una fiesta entorno a un árbol, en la que la representación de los tres 'Entremeses' elegidos, 'La cueva de Salamanca', 'El viejo celoso' y 'El retablo de las Maravillas', fuesen parte de la celebración, en la que refranes y canciones tuviesen también su importancia y su interés.
Veinte años después, José Luis Gómez ha vuelto a los 'Entremeses', para celebrar el aniversario del teatro (en escena desde el 17 de diciembre al 15 de febrero), y ha decidido incluir a parte del elenco artístico y a prácticamente todo el técnico para recrear (incluso con el mismo árbol) todo el ritual cervantino. "Aprendimos haciéndolas, que esas piececillas tachadas de inmorales en su época, son una crítica extraordinaria a los hábitos de ese tiempo. Es un alegato cervantino y una crítica a la limpieza de sangre", señala Gómez, que asegura que nuestros autores del Siglo de Oro, hijos de las culturas que habitaron la Península, "escribieron bajo el terror, pero Cervantes fue capaz de escribir sin acritud; con buen talante y mejor textura".
Estos 'Entremeses' "redivivos", recogen la experiencia de estos 20 años en los que los actores y el director han vivido periplos diferentes. El vestuario se ha separado un poco del traje regional que llevaban entonces, la escenografía se ha simplificado "y hemos confiado más en el juego del actor", añade. 
La obra muestra una aldea en la que, durante sus fiestas, los habitantes deciden representar tres entremeses sobre los celos ('El viejo celoso'), la fidelidad y la credulidad extrema (La cueva de Salamanca) y la burla a la limpieza de sangre en ese 'Retablo de las maravillas' que guarda similitudes con 'El traje nuevo del emperador', puesto que las imágenes del retablo sólo pueden verlas quienes sean de "sagre pura".
Inma nieto, José Luis Torrijo, Miguel Cubero y Elisabet Gelabert son los cuatro actores que repiten en este reparto, 20 años después, y todos coinciden en que José Luis Gómez "era más serio" y, ahora, sin embargo, se le nota más relajado "por que ahora tiene mucha más confianza que entonces, y eso hace nuestro trabajo grato y fácil".

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada