6/4/15

TORTUGUES



DRAMATURGIA y DIRECCIÓN: CLÀUDIA CEDÓ
INTÉRPRETES: DANI ARREBOLA, ÀLEX BRULL, CLARA COLS y ALÍCIA PUERTAS
DURACIÓN: 1h 20min
PRODUCCIÓN: FLYHARD PRODUCCIONS S.L.
SALA FLYHARD

Largo tiempo desde la última vez que pise la FlyHard, falta de tiempo y una temporada de reposiciones, pero después de tanta recomendación, era visita obligada, el descubrir que se escondía detrás de Tortugues. Clàudia Lledó, una dramaturga totalmente desconocida firma un texto que mezcla realidad y ciencia-ficción con un ritmo vertiginoso, en el que si parpadeas te lo pierdes.

Tortugues habla de amor, de la relación de pareja, de ritmos vitales, de motivación y de un afán por superación y de ambición, que en ciertas dosis puede llegar a ser letal. A pesar de los toques científicos de la pieza que nadie se asuste porque aquí una de letras entendió que la química subyace a cualquier formula incomprensible.

Ternura, auto compasión y ciertas dosis de nerviosismo es lo que despierta la brillante interpretación de Dani Arrebola, un actor al que no le dejan prodigarse mucho por los escenarios, pero traspasa su vis cómica y nos regala momentos para la risa y otros donde el surrealismo toca lo lacrimógeno. Sin bien es el gran centro de atención del montaje, el personaje interpretado por Alícia Puertas también destaca sobre todo en sus momentos de "encantadora de serpientes".

En la intimidad de la Sala Flyhard se nos presenta una puesta en escena espectacular, desde la propia escenografía de Elisenda Pérez, una simple y ampliamente decorada habitación al increíble diseño de iluminación de Lluís Robirola y Xavi Gardès, que han sabido sacar provecho de cada uno de los pequeños espacios. Creo que es la primera vez que veo tantos focos en esta sala, de sobra justificados.

En otro orden de técnicas esta la narrativa de la dramaturgia, fuera del texto, la dirección de Clàudia Cedó ha apostado por la mezcla de lenguajes, el teatro confluye con el cine más allá de la imagen. Por ello desde bien comenzada la representación, la manera de introducirnos que veremos, lejos de proyecciones sobre una pared, el quién es quién es toda una grata sorpresa. Más adelante disfrutaremos de un Fast Foward de lo más cómico y con una ejecución sobresaliente.

Clàudia Cedó y sus Tortugues han realizado un perfecto swing entre la comedia y la ciencia, dejando que los espectadores completen el puzzle de sentimientos que les quedarán durante y después. Nada de desacelerar partículas, la puesta en marcha de un nuevo nombre dramático del que seguramente no tardaremos en volver oír hablar se ha iniciado.