4/7/15

Frinje 2015: un festival con cuerpo de jota



Fuente: Julio Bravo (abc.es)
Es un homenaje a la sencillez juanramoniana, en un guiño a la particular y reconocible pronunciación con que suele llamar al festival el público madrileño». Así justifican los responsables del Frinje (antiguo Fringe) el cambio, más cosmético que estético, en el nombre de un festival que en apenas tres años (su primera edición fue en 2012, como parte de los Veranos de la Villa) se ha consolidado como uno de los mejores escaparates del denominado off de la escena española (ya incluído en la programación del Teatro Español). 
Más de medio millar de proyectos se presentaron a la convocatoria de este año, que ha reducido a casi la mitad el número de espectáculos que se presentarán en el certamen; se quiere primar así la calidad por delante de la cantidad y cuidar más a las compañías participantes. Seis son las secciones en que se han dividido los espectáculos, que se presentarán todos ellos en distintos espacios de Matadero MadridLa actualidad a escena, Creación en grupo, Cuerpos en movimiento, Otros enfoques Experiencias singulares. Además, el Frinje cuenta con una programación infantil y un apartado para la música y el audiovisual. «Frinje Madrid -añaden los responsables del certamen en su presentación- escribe un manifiesto artístico que reinvidica un diálogo activo entre creadores y espectadores, entre las realidades múltiples y las utopías (o distopías), entre la vanguardia y la tradición).
Dos de las propuestas más atractivas sobre el papel de esta edición del Frinje abren su programación: «Danzad, malditos», dentro de Cuerpos en movimiento; y «El rastro», en la sección Otros enfoques. «Danzad, malditos» (3 y 4 de julio) es una pieza dirigida por Alberto Velasco sobre un texto de Félix Estaire basado en la película de Sidney Pollack «Danzad, danzad, malditos». En el reparto, Guillermo Barrientos, Carmen Del Conte, José Luis Ferrer, Rubén Frías, Karmen Garay, Ignacio Mateos, Nuria López, Sara Párbole, Rulo Pardo, Txabi Pérez, Verónica Ronda, Sam Slade Ana Telentin. «El rastro», por su parte, es un montaje procedente de Argentina. Analía Couceyro ha adaptado, con la colaboración de Alejandro Tantanian, la novela homónima de la escritora mexicana Margo Glantz. La propia Couceyro interpreta la obra, dirigida por Tantanian, y con el músico Rafael Delgado en directo. 

Propuestas

Entre las propuestas, destacan «#lodelmono», de Javier Sahuquillo, interpretada por Carlos Beluga, Esther Díaz de Mera, Claudia Galán, María Lodeiro y Víctor Sainz; «La fiesta», con texto de Spiro Scimone, dirección de Jorge Muñoz e interpretación de Jorge Basanta Marta Betriu; Desde aquí veo sucia la plaza, con dirección de Chiqui Carabante y un reparto integrado por Font García, Vito Sanz Juan Vinuesa; «Añicos», un nuevo texto de Carlos Be, con dirección de Pablo Martínez Bravo, e interpretado por Raquel Pérez, Sara Moraleda, David González y Carlos López; «La mujer del monstruo», una dramaturgia de Alberto Conejero sobre algunos dictadores del siglo XX que dirige Salva Bolta; «Calderón cadáver», con dirección de Ernesto Arias e intepretación de Elena Tur y Paco Gámez; e «Invernadero (La nada verde)», un trabajo creado durante el festival, dirigido por Darío Facal a partir de los textos surgidos de la tercera edición del Taller de Investigación Dramatúrgica site-specificimpartido por José Manuel Mora, y creados especialmente para uno de los recintos de Matadero.