30/7/15

LA IMAGINACIÓN DEL FUTURO


DRAMATURGIA: LA RE-SENTIDA
DIRECCIÓN: MARCO LAYERA
INTERPRETACIÓN: DIEGO ACUÑA, BENJAMÍN CORTÉS, CAROLINA DE LA MAZA, LUIS MORENO, PEDRO MUÑOZ, CAROLINA PALACIOS, RODOLFO PULGAR, BENJAMÍN WESTFALL y GENÍS CASALS
DURACIÓN: 85min
FOTO: PABLO DE LA FUENTE
PRODUCCIÓN: LA RE-SENTIDA, FESTIVAL INTERNACIONAL DE LA CREACIÓN CONTENPORANIA DE TERNI (ITALIA) y LA FUNDACIÓN TEATRO A MIL
TEATRE LLIURE MONTJUÏC (GREC 2015)

Y llegó el final del Grec 2015 y el espectáculo que le da sentido, el último y el mejor. Controvertido, con una campaña de desprestigio detrás por algunas asociaciones chilenas por ficcionalizar la historia y con unos espectadores deseosos de ver aquello que para algunos debería estar prohibido, reírse de todo para acabar reflexionando sobre la risa y el mundo.

El teatro es ese lugar que lo mismo ríes que lloras, que bramas que te enamoras, pero sobre todo es el lugar para la reflexión, donde pensar sobre lo que te están mostrando y sobre lo que te quieren decir, de momento, no está prohibido. Toquemos madera.

La compañía chilena La Re-sentida utiliza el humor, la crueldad, el sarcasmo, la irreverencia para crear un espectáculo de política ficción que parte del momento en el que el presidente Salvador Allende está grabando su discurso de despedida, sitiado por las fuerzas armadas, que posteriormente darán un golpe de estado junto al general Pinochet. El montaje no se basa en la realidad histórica sino que toma el hecho histórico para imaginarse una realidad alternativa, lo que pudo estar pasando, pero no pasó. Y mientras ponemos al presidente a dormir como si fuera un bebé, aunque la caricatura es más bien de gobernante inútil, títere en manos de sus ministros y asesores, adicto a la cocaína y inútil de gobernarse a sí mismo y por ende a su país.

La puesta en escena es impresionante. Durante el grueso del espectáculo el escenario se transforma sin parar, para dar cabida a los números musicales: extraordinarios momentos que no sólo no rompen el ritmo de la historia, sino que confieren un halo de sueño incumplido y una poesía visual a medio camino entre la utopía y lo grotesco.

La sobreexposición de la Coca-Cola, la música reggaeton o electro latina, la crítica a la cultura burguesa inmóvil, la crítica al poder de Estados Unidos con el anacronismo de sus ídolos (Hannah Montana, Bart Simpson o Britney Spears) todo forma parte del circo, de que las ideas son muy bonitas de escuchar pero hay que ponerlas en práctica. Por eso a La Re-sentida le ha quedado perfecto el espectáculo, la bala fue directa a donde más duele. Podría haber sido distinto, quizás sí, nunca lo sabremos.

Un auto disparo acabó con la vida de Salvador Allende al que ahora se le recuerda como un héroe revolucionario. En La imaginación del futuro queda retratado más como un iluso que no conocía para quién gobernaba. Y aunque sólo se pueda cambiar el pasado en la ficción, la realidad nos invita a no repetirlo en el presente y no pensar que de eso se encargan otros. La Re-sentida nos ha puesto una primera piedra brillante para la reflexión, el resto es tarea nuestra. Sin renuncias. Y aunque nos sangre el corazón la cabeza grita ¡Bravo!