2/7/15

LA VOIX HUMAINE


AUTOR: JEAN COCTEAU
TRADUCCIÓN: PETER VAN KRAAIJ y HALINA REIJN
DIRECCIÓN: IVO VAN HOVE
DRAMATURGIA: PETER VAN KRAAIJ
INTÉRPRETE: HALINA REIJN
DURACIÓN: 70min
PRODUCCIÓN: TONEELGROEP AMSTERDAM
MERCAT DE LES FLORS (GREC 2015)

Comienzo la maratón teatral de verano llamada Festival Grec con lo que se está convirtiendo en una tradición, ver un montaje de Ivo Van Hove, uno de los nombres claves de las dos ediciones anteriores y por el que todos acudimos sin pensárnoslo dos veces. La Sala Maria Aurèlia Capmany del Mercat de les Flors casi llena y al apagarse las luces vemos o no vemos que nuestra función es mirar en pequeño, una especie de pecera pequeña, si consideramos la amplitud del escenario se muestra ante nosotros, una habitación vacía, un gran ventanal por el que veremos lo que acontece en su interior y voces, teléfonos, uno fijo y otro móvil, pero mucha incomunicación.

Situada en la parte derecha de la platea, el planteamiento escenográfico no permite ver la escena siempre, nos perdemos partes, a veces vemos a la actriz, otras sólo sus extremidades. Movimientos continuados por la diminuta sala. Los espectadores cual voyeurs observamos con una excesiva lejanía sus idas y venidas. La protagonista habla por teléfono con su ex pareja a la que acaba de dejar, sus palabras son tranquilas, le da a entender que ha superado la ruptura, mientras que sus actos demuestran lo contrario.

Frío, mucho frío, falta empatía con la protagonista. No sé si es la escenografía, que nos hace presenciar todo desde la lejanía y a veces todo parece cine, una pantalla, más que teatro, en vivo. Pero no empatizo, la interpretación de Halina Reijn me pasa sin tocarme. Demasiada contención, quizás hubiera sido deseable una parte performática para evitar caer en una obra plana y repetitiva que sobretítulo detrás de sobretítulo no avanza y se eterniza.

Estamos acostumbrados a que los montajes de Ivo Van Hove sean explosivos, que la puesta en escena sea la protagonista, y el mundo intimista de La Voix Humaine se nos ha quedado corto. La misma incomunicación que sufre la protagonista encerrada en su habitación, la hemos sufrido los espectadores en una sala que nos es la adecuada para un montaje que requiere un espacio más acotado para sumergirte completamente en tu papel de voyeur. 

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada