28/7/15

POR UN NUEVO GREC


Fuente: Elisa Díez (Butaques i Somnis)

Después de un mes de maratón cultural, el Grec 2015 ha presentado sus cifras provisionales de ocupación. Más espectadores, 9.000 (6.000 de pago y 3.000 invitaciones) son las cifras que para Ramon Simó simbolizan que su modelo de festival se ha consolidado y goza de la aprobación por parte de los ciudadanos de Barcelona.

La música, con 48 espectacles y el 75% de venta i el 82,82% de ocupación total con invitaciones, vuelve a ser el bastión del Grec por delante de los otros géneros (teatro, circo y danza). El teatro con 47 espectacles, y a pesar de que casi iguala a la música en espectadores, se queda en porcentajes muy inferiores (50,96% de venta y 61,76% de ocupación total con invitaciones). La danza con 13 espectáculos ha sido uno de los aciertos de este año al alcanzar el 60,82% de venta i el 85,82% de ocupación total con invitaciones. El circo relegado en esta edición al último plano y en una expresión mínima de tan sólo tres espectáculos, una lástima ya que en ediciones anteriores había dado muy buenos resultados tanto al público como a la venta de entradas, ha alcanzado el 57,16% de venta y el 66,84% de ocupación total con invitaciones. Datos, estos últimos muy ficticios porque no se tienen en cuenta las entradas del espectáculo de la compañía XY que se ha representado entre el lunes y el martes de la última semana de festival en el Anfiteatro.

De un total de 94 espectáculos entre las cuatro disciplinas, 16 han conseguido agotar las entradas, 11 han alcanzado el 90% de ocupación, 14 el 80% y 12 el 70%, lo que quiere decir que más de la mitad de la programación está por encima de la media de ocupación total del Grec 2015 que se encuentra en 71,78% (incluyendo las invitaciones).

2017, un nuevo Grec
Ramón Simó se ha mostrado satisfecho de los resultados y más allá de las cifras ha destacado la calidad artística de la que hemos disfrutado en el festival ha sido muy buena. Y, aunque ya hablamos de consolidación de su modelo de Grec, la presencia de la nueva Comisaria para la Cultura, Berta Sureda, alertaba de cambios futuros. 

El nuevo gobierno del consistorio mantendrá el año de contrato que le queda a Ramon Simó pero el Grec de 2017 tendrá nuevo director. Este otoño se iniciarán conversaciones desde el ICUB con los distintos agentes culturales para analizar el actual modelo y proponer cambios. Uno de ellos será el director del festival que se eligirá mediante concurso público en el primer trimestre del 2016. Ramon Simó no descarta presentarse si el nuevo modelo que se propondrá después de las conversaciones se adapta a lo que el considera que puede llegar a ser el Festival Grec. Eso sí, tendrá que someterse al concurso como el resto de los candidatos.

Berta Sureda no augura cambios de presupuesto en un futuro. De los 4,6 millones de € que disponían el año antes de la llegada de Ramon Simó, se han pasado en 4 años a los 3 millones de €, con un claro aumento de los espectáculos y haciendo "mans i mànigues" como el propio Simó afirma. Lo que sí ha apuntado Sureda es un cambio en la conceptualización del espectáculo, y aunque hay mucho que estudiar, uno de los pilares para el nuevo equipo será conjugar la cultura de base dentro de las grandes infraestructuras culturales. Algo que evidentemente ya tiene piedras puestas en el modelo de Simó, pero que se potenciará en futuras ediciones.

Montjuïc or not Montjuïc
Sin duda uno de los debates más controvertidos del modelo de Ramon Simó ha sido concentrar la mayoría del festival en la montaña de Montjuïc, dejando de lado el resto de la ciudad. Berta Sureda, con la mirada atónita y nerviosa de Ramon Simó, ha expresado su voluntad (compartida por muchos) de abrir el Grec a la ciudad (no puede ser que lo que se llama un Festival de Verano de Barcelona sólo pase en Montjuïc, opinión personal). Pero Sureda va más allá de extender el festival por los distritos de la Ciudad Condal, ya piensa en llevarlo al área metropolitana, todo ello sin variar el presupuesto. Simó la miraba y no daba crédito. 

Lo que sí está claro es que después de escuchar todos los puntos de uno y de otro ha faltado, como casi siempre, una autocrítica. En cuanto a los datos, y pese al ligero repunte, Simó se escuda en que la temporada en general ha sido mucho más floja de lo que cabía esperar (tendremos que esperar a los datos de ADETCA el 7 de septiembre) con porcentajes en los últimos meses entorno al 45% y levantarnos durante julio era tarea complicada.

Si hablamos de públicos y su concepto de transversalidad (el público de la música puede ir a ver teatro y al revés) esta edición sigue aumentando y el Grec sigue teniendo como preocupación como comunicarse con ellos. Pero lo que sí falta, y por mucho que diga Simó el Grec no es para todos los públicos en cuanto a precios se refiere, una política de abonos para todos aquellos que quieran ir a 5, 10, 15, 20 o más espectáculos puedan permitírselo sin tener que vender un riñón. Y, aunque haya quien piense que son 4 gatos, de 4 en 4 se llena una platea. Quizás la Tarifa Plana del TNC sea una utopía para muchos fuera de la institución, pero es hora de que el precio deje de ser la excusa.

Sea como fuere, el Grec 2015 es uno de los que mejor me lo he pasado personal/profesionalmente. Lo que no quiere decir que haya sido bueno artísticamente. Para mí, ha sido el más flojo de la era Ramon Simó. Falta circo y sobra música. Si en la edición anterior no echamos de menos habernos ido a Aviñón, este año más de uno ya hubiera cogido la maleta a mitad de julio. Está claro que nunca llueve a gusto de todos, pero tiene que seguir lloviendo.