18/8/15

La Zaranda pone 'El grito en el cielo' en el Romea



Fuente: Elisa Díez (Butaques i Somnis) | Foto: Víctor Iglesias

Por fin la compañía andaluza La Zaranda llega a Barcelona con El Grito en el Cielo. Hace algunos meses estuvieron en un bolo en Hospitalet y pese a las recomendaciones, sólo una función y prácticamente todo agotado no ayudaron demasiado. No te duermas que esta vez tampoco estarán mucho, tan sólo 13 funciones tienen programadas en el Teatro Romea.

El Grito en el Cielo surgió durante la residencia en la Biennal de Teatro de Venecia dirigida por Àlex Rigola de hace un año, y en noviembre pasado se estrenó en el Festival Temporada Alta. La acción se desarrolla en un geriátrico. Unos cuerpos abandonados acaben en el almacén de órganos deteriorados, sin posibilidad de regeneración. Una confortable y aséptica antesala de la muerte. A pesar de las circunstancias a estas vidas reducidas a ser mecanismos orgánicos no les han podido abolir la contraindicación de soñar. Algunos han decidido escaparse del acto final del destino, intentando una huida de la defunción medicamento certificada hacia la legendaria fuente de la eterna juventud. Un viaje de regreso a la vida recuperando el dolor como dimensión humana y la joya de la libertad perdida. Para el dramaturgo Eusebio Calonge: "una ácida crítica a un mundo deshumanizado y sin trascendencia, donde los historiales clínicos suplantan toda biografía y el arte, mutilado de su sentido espiritual, es un engranaje más de esa maquinaria de aniquilamiento."

La Zaranda, Teatro Inestable de Andalucía la Baja es una de las compañías españolas con más proyección internacional. Sus creaciones impactan y conmueven, son una sacudida para los sentidos y el alma, ya que sus personajes "no viven un argumento, sino una pasión", como afirma Calonge. Pasión, compromiso y genuinidad definen a la compañía, que en el 2010 ganó el Premio Nacional de Teatro. Después de 37 años de trayectoria, dejando de lado las modas y las tácticas comerciales, la Zaranda sigue desarrollando su creatividad con un lenguaje teatral muy peculiar y extremadamente contemporáneo, textos depurados y efectivos, una plástica sencilla pero sobrecogedora y poética y el uso simbólico de objetos. Sus obras son el resultado de una búsqueda constante, de una introspección profunda y de un trabajo en común que da lugar a la creación, una realidad que surge como si tuviera vida propia. La muerte, las devastaciones que deja el paso del tiempo, la memoria son tratados con humor e ironía sin perder gravedad ni transcendencia.

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada