1/11/15

LA COL·LECCIÓ



AUTOR: HAROLD PINTER
TRADUCCIÓN: VÍCTOR MUÑOZ i CALAFELL
DIRECCIÓN: ALBERT PRAT
INTÉRPRETES: ÒSCAR INTENTE, ALBERTO DÍAZ, LAURA PUJOLÀS y SERGI TORRECILLA
DURACIÓN: 75min
FOTO: ROSER BLANCH
PRODUCCIÓN: LA RUTA 40
SALA BECKETT

Escrita originalmente para la televisión, La col·lecció nos sumerge en un mundo de verdades y mentiras. El encuentro fortuito de dos parejas relacionadas con el mundo del diseño, hará florecer pequeños fantasmas y una nube de niebla que oscurece la acción. Con un ritmo que hay que mantener y un texto que es un constante juego con el espectador, la trama sucede sin que apenas suceda nada, un seguido de acciones repetitivas donde el mensaje se esconde.

Con una escenografía a lo largo de la Sala Beckett y dos espacios separados, una iluminación con tantos claroscuros como el texto, las mentiras de entremezclan con las verdades, en una narración que huye de la ordenación cronológica y que constituye todo un puzzle donde las piezas que faltan las tendrá que buscar el espectador.

Si la puesta en escena es sobria, sin excentricidades, y ya no es una sorpresa si la disposición de la sala, con un texto que le hubiera faltado ser hilvanado, a un espectador avispado puede tirar del hilo antes de cuenta y dar con el final mucho antes de lo que autor y compañía le hubiera gustado. Las interpretaciones cumplen con la media de corrección que se le puede exigir al teatro de Harold Pinter. Quizás quien rompe la regla sea Sergi Torrecilla la más convincente de todas y Òscar Intente, el único que consigue mantener el misterio por un periodo más largo, sin que se le vea el latón.

Admito que no es fácil ni de hacer ni de ver un Harold Pinter, pero también hay que admitir que La col·lecció no es ni de lejos lo mejor del dramaturgo inglés. Le falta intensidad al mismo tiempo que deja entrever sus costuras antes del tiempo, por lo que el espectador cuando averigua qué va pasar sufre el efecto de desconectar hasta que pase aquello que sabe que pasará. Y al final, pasa.