Todas las críticas de la temp 16-17

Recupera las críticas de lo que llevamos de temporada teatral

Inserta aquí tu publicidad

Consulta tarifas a edgbcn@gmail.com

Inserta aquí tu publicidad

Consulta tarifas a edgbcn@gmail.com

Inserta aquí tu publicidad

Consulta tarifas en edgbcn@gmail.com

Inserta aquí tu publicidad

Consulta tarifas en edgbcn@gmail.com

29/11/15

SNORKEL


AUTOR: ALBERT BORONAT
DIRECCIÓN: ALEIX FAURÓ
INTÉRPRETES: JAVIER BELTRAN, ISAK FÉRRIZ, MARINA FITA e ISIS MARTIN
DURACIÓN: 80min
FOTO: ANNA MIRALLES
PRODUCCIÓN: LA VIRGUERIA
SALA BECKETT

A quién no le guste la poesía que se quede en casa. Quizás sea una manera muy brusca y directa de empezar a escribir, pero si de una cosa están plagados los textos de Albert Boronat es de poesía. No de aquellas de rimar endecasílabos, no te asustes, pero sí de aquellas palabras e imágenes que vienen a significar otra cosas más allá de lo que representan. 

Hay que decir que la sipnosis del programa de mano no puede ser más vaga, que no entras en la sala a ciegas, ni idea de lo que viene después, tan sólo confías en la trayectoria de La Viguería para sumergirte en el montaje. Dependerá de cada persona conseguirlo, aunque el monólogo inicial de Javier Beltran sea una auténtica delicia, la suma de factores puede alterar el producto.

Con un inicio a mitad camino entre los monólogos de cierto club, cierto estilo Eugenio y la seriedad del tema, Snorkel navega entre la comedia y la tragedia para que los puntos equidistantes de la vida, se encuentren en una zona de la disparidad absoluta. El texto de Boronat se pierde para encontrarse, pero hay que ser paciente para ver el nudo que lo une todo.

La imaginación, la realidad, lo ficticio, palabras que no significan nada, personajes que se buscan para encontrarse (o no), un submundo de realidades, cuyos temas tocan la realidad, se anuncian, pero se pierden, les falta desarrollo. El texto está al servicio de una puesta en escena excelsa, llena de simbolismo que ayuda a acentuar la poética del texto. 

El tandem Isak Ferriz y Javier Beltran protagonizan los mejores momentos de la pieza, y quizás los más cómicos, los que ayudan a salir de ese universo de sueños en el que la puesta en escena nos ha sumergido y como si de una bofetada se tratara nos devuelve despiertos a la realidad.

Snorkel es la metáfora del ensimismamiento que padece la sociedad actual, que vive en una permanente falsedad, en una efímera búsqueda de enunciados que se pierden en desarrollo que nunca llega. Recomendada, especialmente, para aquellos que todavía se buscan y no se han encontrado.  

TOP GIRLS


AUTORA: CARYL CHURCHILL
TRADUCCIÓN y DIRECCIÓN: MARC CHORNET
INTÉRPRETES: ARIADNA FÍGOLS, ALBA JOSÉ, CRISTINA LÓPEZ, NEUS PÀMIES, MARIA SALARICH y JAUME VIÑAS
DURACIÓN: 1h 50min
FOTO: ANDREA TORRES
PRODUCCIÓN: PROJECTE INGENU
TEATRE AKADÈMIA

Valga decir que desde que hace algunos años ya descubrí a Caryl Churchill y por casualidad leí una obra suya no he dejado de sentirme atraída por sus dramaturgias. No es una autora que se prodiga en exceso por las carteleras barcelonesas. Un par de años después de la última, nos llega Top Girls, una obra indispensable, que Marc Chornet ha traducido, con un elegante respeto al texto original, y al que ha aportado una de sus direcciones plagadas de simbolismo.

Protagonizada por mujeres, con el papel masculino meramente testimonial, Top Girls nos traslada a un mundo dirigido por mujeres, el primer acto es una buena muestra de ello y de la genialidad de Caryl Churchill para representarlo.  El papel de la mujer en la sociedad actual a escena, en sus múltiples facetas: profesional, las ansias por llegar a ser directora, el poder, la ambición; la personal, los hijos y como estos determinan el principio del fin profesional de muchas mujeres, cómo ser un mero recipiente para albergar una vida; la privada, la relación con los hombres, el afecto, el amor, el sexo... 

Todo enmarcado en la época de Thatcher, la obra está escrita un año después de que consiguiera el poder, en 1982 que aunque dicho así puede quedar lejos, parece en realidad que 33 años no es nada, a tenor por la familiaridad de muchas de las situaciones que a finales de 2015 siguen sucediendo sin que nadie repare en ellas y le ponga remedio.

La mujer en todas sus edades, desde los inicios de la pubertad donde todo esta por descubrir, a la edad adulta donde los hijos ya tienen voz y voto. Las relaciones familiares entre mujeres, dos hermanas en el que las decisiones las llevaron por derroteros diferentes, que las marcaron de por vida. Un abanico de situaciones por las que todas hemos pasado en un momento u otro, o al menos sabemos de alguien que las ha vivido/sufrido.

Projecte Ingenu se ha embarcado en una aventura y el éxito les ha acompañado en la travesía. A pesar de la juventud de la mayoría de las actrices, la interpretación es uno de los pilares más importantes y que sostienen la obra. Casi dos horas de mantener al público hipnotizado, sin el más mínimo atisbo (ni ganas) de mirar el reloj. Top Girls ha conseguido que salga de la sala maravillada, eléctrica, con mil y un pensamientos, con un bravo perenne en los labios. Sólo espero que Carol Churchill haya vuelto a la cartelera para quedarse. ¿Quién da más? 

24/11/15

GUANYADORS DE LA XXI EDICIÓ DELS PREMIS BUTACA


MUNTATGE TEATRAL
El Rei Lear (Teatre Lliure) 
PETIT FORMAT
El llarg dinar de Nadal (La ruta 40)
DIRECCIÓ TEATRAL
Julio Manrique (El curiós incident del gos a mitjanit)
MILLOR MUSICAL
Flor de Nit -El Cabaret-(Gataro-Almeria Teatre)
DANSA
Islàndia (direcció Marcos Morau) 
ESPECTACLE PER A PÚBLIC FAMILIAR
El Petit Príncep (Àngel Llàcer/Manu Guix/La Perla 29)
ACTOR TEATRAL
Lluís Homar (Terra Baixa)
ACTRIU TEATRAL
Núria Espert (El Rei Lear)
ACTOR DE REPARTIMENT
Ramon Madaula (El Rei Lear)
ACTRIU DE REPARTIMENT
Marta Marco (El curiós incident del gos a mitjanit)
ACTOR DE MUSICAL
Guillem Martí (El Petit Príncep)
ACTRIU DE MUSICAL
Elena Gadel (El Petit Príncep)
ESCENOGRAFIA
El curiós incident del gos a mitjanit (Lluc Castells)
IL·LUMINACIÓ
Terra Baixa (Xavier Albertí/David Bofarull) 
VESTUARI
El somni d’una nit d’estiu (Míriam Compte)
CARACTERITZACIÓ
El Rei Lear (Eva Fernández) 
DISSENY DE SO o ESPAI SONOR
Terra Baixa (Damien Bazin/Lucas Ariel Vallejos)
TEXT
Tortugues (Claudia Cedó) 
COMPOSICIÓ MUSICAL 
Sílvia Pérez Cruz (Terra Baixa) 
BUTACA HONORÍFICA ANNA LIZARAN
Glòria Rognoni 

22/11/15

AL NOSTRE GUST


DRAMATURGIA: MARC ARTIGAU y ORIOL BROGGI
CREACIÓN y DIRECCIÓN: ORIOL BROGGI
INTÉRPRETES: LAURA AUBERT, JORDI FIGUERAS, TONI GOMILA, MONTSE VELLVEHÍ, RAMON VILA y ERNEST VILLEGAS
DURACIÓN: 1h 50min
FOTO: BITO CELS
BIBLIOTECA DE CATALUNYA

Quizás comenzar diciendo que este patchwork de historias y de personajes de diferentes autores y épocas no ha sido demasiado de "el me gust" sería hacerle un flaco favor al montaje, que no busca tanto impactar como entretener. Con dos niveles de lectura, para aquellos espectadores avispados y fanáticos que vayan reconociendo uno por uno a los diferentes personajes que ante ellos se muestran, y otros, el espectador medio, que se deje de pamplinas y simplemente esté para el discursos independientemente de quien sea el mediador que lo pronuncie. 

A medio camino entre unos y otros, descifrando algunos de ellos, pero sin caer en la decepción por ser incapaz de ver a otros, intento buscarle una especie de sentido al montaje, un homenaje al teatro que le gusta a Oriol Broggi, al teatro en general, se ha visto, caramelo presente. Pero aún leyendo el subtítulo del espectáculo: "a les víctimes de l'esperança i l'optimisme" no veo qué relación guardan entre sí los diferentes personajes.

Quizás no sea justo valorar un espectáculo del cuál no has extraído todo su jugo bien por ignorancia, bien por falta de voluntad pero la vida y el teatro no está hechos para que todo el mundo llegue a las múltiples lecturas que de bien seguro se propuso Oriol Broggi al crearlo. Pero la mía, personal e intransferible, es que las costuras de este patchwork están a medio coser, el resultado es demasiado inconexo.

Eso sí, siempre habrá que agradecerle a Broggi haberle dado un papel dramático a Laura Aubert, demasiado centrada en lo cómico y al que lo dramático le sienta como un guante, nos transmite el dolor y hace que nos pongamos en su piel. Sólo dura un instante, ¡pero qué instante! Más agradecimientos, la incorporación de un gran Toni Gomila, de bien sabido que el salalt ayuda, o al menos a mi, me invita a aplaudir, pero Gomila demuestra que más allá del mallorquín hay tablas y eso se nota. Por último destacar el monólogo final de Montse Vellvehí, que según me chivan uno de esos frikis teatrales es un relato (sin todavía traducción) de Wajdi Mouawad y que es una autentica delicia para los oídos.

Hacía casi dos años que no iba a la Biblioteca y desafortunadamente para mi trasero, las matadoras sillas siguen siendo igual, es inaceptable que después de tanto tiempo o bien mi trasero se no haya acostumbrado a ellas, o alguien no haya puesto el grito en el cielo y se haya optado por cambiarlas por un asiento más cómodo. Dos horas de sufrimiento no ayudan nada a hacer sentirse al espectador como en casa, mi sofá ya les aseguro yo que es más cómodo. 

Sea como fuere, Oriol Broggi vuelve a buscar la magia de anteriores espectáculos salidos de la nada, pero esta vez, quizás no sean del gusto de todos. Algo me dice que la alta cultura va en desuso y las adivinanzas sentada en un teatro no me invitan a pensar sino más bien lo contrario. El truco, aquí, es no frustrarse, y dejarse llevar por los personajes, quien quiera que sean.

EL BON LLADRE



TEXTO: CONOR MCPHERSON
DIRECCIÓN: XICU MASÓ
AYUDANTÍA DE DIRECCIÓN: ANNA MARIA RICART
INTÉRPRETE: JOSEP JULIEN
DURACIÓN: 75min
PRODUCCIÓN: IRIA PRODUCCIONES S.L.
ESPAI LLIURE (GREC 2014) | LA SECA ESPAI BROSSA (2015)

Hace dos años escribí una crítica sobre este espectáculo, hace un mes por motivos de trabajo he vuelto a ver un espectáculo que si no me lo juran en nada tiene que ver con el que había visto anteriormente. Por eso, como no siempre se tiene la oportunidad de rectificar, porque pocas veces vemos más de una vez los montajes, y cuando lo hacemos, es porque frikis de nosotros nos ha encantado. Dos críticas, para que veáis la diferencia. Hoy se despide de La Seca, pero espero que la gira sea larga, lladre!

Noviembre 2015: "A veces el trabajo te lleva a situaciones incómodas, pero es de agradecer que algunas de esas sean placenteras. Josep Julien ha conseguido hacerse suyo al personaje, dominarlo, dejarle su cuerpo, su voz y regalarnos un montaje delicioso. De esos que dan igual lo que duren porque cada segundo es oro, un regalo para los oídos, para la vista. Un pobre perdedor, lleno de matices, que poco a poco, minuto a minuto nos va robando el corazón.

Una atmósfera íntima, destartalada, llena de trastos inútiles, un vertedero de recuerdos, de emociones, entre las cajas aparece él, vestido de una manera desastrosa, un chandal y una chupa de cuero. Se sienta en un sofá tan destartalado como incómodo y empieza la narración de una vida rota, un puzzle de situaciones, un círculo vicioso del que nuestros protagonista parece no encontrar la salida.

El bon lladre combina con una gran sabiduría un thriller preciso, milimétrico, con la mejor comedia, no aquella que busca la carcajada, pero sí aquella que tras una narración de la tragedia te invita a reír de la mala suerte del protagonista. Además las tablas de tener a un personaje sabido y requetesabido, permite a Josep Julien unas licencias que en otro caso le estarían prohibidas.

Josep Julien es el bon lladre o el bon lladre es Josep Julien no sé diferenciar bien bien porque la maestría, la lección de interpretación es digna de admirar y aplaudir con las manos bien abiertas y sin parar de gritar Bravo de pie."


Julio de 2014: "Malditas expectativas aquellas que te ponen el caramelo en la boca pero después no tiene el sabor deseado. Conor McPherson son palabras mayores, dramatúrgicamente hablando. Y lejos de que su texto resulte banal o carente de interés quizás el problema, a mi entender se halle dado más en el montaje en sí que en lo previamente escrito. No nos especifican quien es el traductor, pero sin duda lejos de ser un texto fácil,  ha dejado ver alguna literalidad de un lenguaje cercano pero que de manera repetitiva llega a desenganchar al espectador de su atención. Bien explicada la historia, tienes la sensación de que si una persona cercana te la estuviera explicando no utilizaría esas palabras.

Más allá del texto, y aunque a la salida del estreno, algunas voces han señalado que hayan percibido un cierto toque de spin-off de la anterior dirección de Xicu Masó, L'encarregat, el hecho de que estemos delante de un monólogo le hace alejarse de tal premisa. Un estreno difícil, con algunos problemas técnicos que no sólo han fundido a negro la sala antes de lo esperado sino han producido que Josep Julien haya tenido que salvar la situación como sólo alguien con muchas tablas sabe hacer, siguiendo con el espectáculo contra viento y marea.

Una vez recuperada la visión de los hechos, el ritmo siguió su curso, pero quizás aquí, en ese ritmo se encuentre mi problema de conexión con la historia, mis idas y venidas. El estilo road-movie sin ningún apoyo audiovisual, ni tecnológico, simplemente la palabra del actor y la imaginación del espectador no ha servido para que el monólogo, que al final puede verse como una simple anécdota, discurra en unos tempos adecuados que permitan mantener la atención, enterarte de todos los derroteros y no acabar extenuada en el asiento como si hubieras presenciado una carrera de fondo.

Con un inicio que crea deseos de ver avanzar la historia, pero sobre todo con unos quince minutos finales que te reconcilian con el montaje, Josep Julien construye un personaje lleno de desgracias, un pringado que no se sabe atener a las consecuencias de unos actos que no controla y vive la vida (o al menos la que nos explica) dando tumbos. En ciertos momentos, los más irónicos, aunque vigilen la ironía que esconde un profundo sentimiento de tristeza, el espectador se siente cómplice de la historia, hay empatía. Hay otros, que quizás por la lejanía del texto o que quizás Josep Julien no ha conseguido que me los crea. He visto la trampa y me he quedado con el cartón.

El problema de la mayoría de los festivales es que no permitan que espectáculos como El bon ladre se relajen, tomen cuerpo y el rodaje suficiente para que en unos días la crítica se dé la vuelta y salga entusiasmada de la sala. Permitidme darle una segunda oportunidad. Se la merece."

HUMOR HUMÀ


DIRECCIÓN: MARTA PÉREZ
INTÉRPRETE: CARME PLA
DURACIÓN: 1h
FOTOGRAFIA: DAVID RUANO
PRODUCCIÓN: LAPLA y T DE TEATRE
EL MALDÀ

No te dejes confundir por el título, tal y como me pasó a mi, de humor poco o más bien nada, a no ser que compartas el mismo humor que el tal Joan Fuster. Quizás peque de ignorancia, pero más que humor, mal título para la obra, es un homenaje a las palabras, al catalán, a la poesía narrada de algunos de los autores más conocidos de la literatura catalana: Santiago Rusiñol, Jesús Moncada, Pere Calders y Josep Carner. 

De lo que no hay duda, hace tiempo ya, es de la capacidad cómica de Carme Pla, un sinfín de gestos, que son desplegados durante la escasa hora de duración, maneras de transmitir las palabras al alcance de pocos. Profesionalidad y tablas para meterse al público en el bolsillo desde el mismo instante que pronuncia la primera palabra.

Hacer orales unos textos que fueron escritos para ser leídos en la intimidad de la voz baja, ahora son aclamados en una intimidad mayor y pensados por los sesenta espectadores que caben, en una aproximación, en el Maldà. 

Con una duración milimétrica que consigue que el público mantenga la atención, y con una suma precisa de textos y de aforismos (de Joan Fuster) el montaje pasa con en un suspiro, narrado esta vez al oído, de aquellos que no se conforman sólo con leer, sino que han asistido al Maldà a escuchar. Pon la oreja y déjate guiar!

UNA ALTRA PEL·LÍCULA


TEXTO: DAVID MAMET
TRADUCCIÓN: JULIO MANRIQUE y CRISTINA GENEBAT
DIRECCION: JULIO MANRIQUE
INTÉRPRETES: MIREIA AIXELÀ, JULIO MANRIQUE y DAVID SELVAS
DURACIÓN: 1h 30min
FOTO: FELIPE MENA
PRODUCCIÓN: TEMPORADA ALTA y LA BRUTAL
TEATRE BORRÀS

¿Qué fue del David Mamet de Un matrimonio de Boston? Creció y se disipó. Paso a ser este David Mamet. El "¡qué guais que somos, Johnny!" no acaba de convencerme, de hecho me cansa ir de guais por la vida tras 90minutos de espera a que pasa algo más allá de ese diálogo entrecortado "tan típico de Mamet" según algunos entendidos. 

Dos productores se encuentran ante la oportunidad de su vida, hacer una película con uno de esos actores revienta taquillas y hacerse ricos y famosos. Una joven sustituta de secretaria, "inocente" con ganas de cambiar el orden de cosas y de medrar será la piedra que en el camino hacia la fama tengan que saltar sin tropezar, ¿lo conseguirán?

Con una escenografía que se adapta muy bien a los tres actos, desde una oficina a medio montar hasta un apartamento, las interpretaciones van subiendo de intensidad pero el texto no acompaña. Es difícil valorar unas interpretaciones a las que les cuesta arrancar y que sólo se desentienden de su monotonía en la parte final, donde David Selvas le gana la partida a un Julio Manrique que no consigue salirse de su zona de confort. 

A Mireia Aixelà le ha tocado un papel poco grato, y aunque la duda de su inocencia pueda planear por unos segundos en la mente de los espectadores, será una sombra difusa. Sin embargo, Aixela protagonizará los mejores momentos del montaje, un segundo acto que hace salir de su ensoñación al público.  Aunque por desgracia, no será suficiente su aportación y volveremos a caer en el toma y daca de un texto falto de ideas para llenar sus noventa minutos.

CONILLET


A PARTIR DE "EL CONEJITO DEL TAMBOR DE DURACELL" DE MARTA GALAN
ADAPTACIÓN y DIRECCIÓN: MARC MARTÍNEZ
INTÉRPRETE: CLARA SEGURA
DURACIÓN: 1h 20min
FOTO: DAVID RUANO
PRODUCCIÓN: BITÓ PRODUCCIONS y TEATRE LLIURE
ESPAI LLIURE (LLIURE MONTJUÏC)

No soy madre, pero soy mujer y lo del multitasking debe ir en los genes, aunque la vida de esta madre y mujer parezca que tenga más horas que la de ninguna otra. Nada más entrar en la sala nos recibe una eléctrica Clara Segura, cuya electricidad le durará hasta el final, a tenor por el non-stop de un monólogo que no da tregua y el cual no sólo pide espectadores despiertos y atentos a cuanto allá suceda, sino ávidos a seguir el ritmo con la protagonista.

Una enorme boca de vertedero se ha instalado en un habitual íntimo Espai Lliure. Escena a tres bandas, pero desde el inicio todo desaparece y como si estuvieras hipnotizada no puedes dejar de mirarla, de mirarle. Con un lenguaje directo, de aquel que se habla a la calle, empiezan a brotar pensamientos, miedos, sensibilidad, lloros, deseos, una felicidad que nos deja exhaustos.

Una mujer de una fortaleza inenarrable que lo que sería una simple anécdota provoca que su perfecto castillo de naipes se derrumbe y le comiencen a brotar todos los miedos que tiene escondido tras esa armadura social de aparente placidez. 1440 minutos de un día que dan para mucho, vida profesional, privada e íntima pasan delante de los ojos y los oídos de un espectador atónito ante las explicaciones sin pausa de la carga que supone ser mujer y madre en la actualidad, por las esperanzas que nos y otros tienen depositadas en ti.

Sólo le faltaba el monólogo, Clara Segura nos había dejado boquiabiertos con sus anteriores papeles, en lo dramático sufriendo con cada palabra y entre risas con sus papeles cómicos, ahora su energía nos enloquece, nos maravilla, nos hipnotiza, porque en el fondo ya hace tiempo que sus interpretaciones nos tiene ganados. No busquen más, la ACTRIZ de CATALUÑA tiene nombre, CLARA SEGURA. A sus pies. Inmensa. Bravo! 

ZONA FRANCA


AUTOR: DAVID DESOLA
DIRECCIÓN: ISRAEL SOLÀ
INTÉRPRETES: LLUÍS MARCO y PAU VINYALS
DURACIÓN: 1h 30min
PRODUCCIÓN: VELVET EVENTS
SALA MUNTANER

Todo el mundo tiene sueños, unos son capaces de realizarlos y otros se quedan a la espera de algún tren que parece que no va a parar en la estación deseada. Zona Franca es una historia de sueños, poco o nada realizados. Dos personajes, el veterano trabajador que después de toda la vida dedicada a la empresa está a cinco días de la jubilación y el joven brillante, su substituto, que después de formarse se ha pasado más de tres años buscando una oportunidad, que sigue aún lejana.

El mundo laboral es como un animal feroz, las pocas oportunidades que tienes hay que aprovecharlas al máximo, por eso cualquier oportunidad parece un sueño, aunque a la larga se convierta en una pesadilla. Ocho horas de trabajo de 7 a 15h ("media jornada por eso de tener las tardes libres"), con un sueldo de becario 480€ es el mejor trabajo al que pueden aspirar hoy en día mucha gente y el orgullo de mantenerlo que se desprende de las palabras del veterano.

Un almacén, un reloj, unas manías adquiridas por los años y dos personajes que nos harán recordar algunas de nuestras propias historias, las que todos hemos vivido y algunas incluso sufrido. Momentos laborales, que no sólo nos harán estallar en risas, sino que al mismo tiempo estaremos reflexionando sobre la penosa situación de buena parte de la sociedad actual.

Encima del escenario dos brillantes actores, el ya veterano Lluís Marco que tira de oficio y un cada vez más pujante Pau Vinyals que vuelve a interpretar un papel que le viene como anillo al dedo. Divertida comedia que ha pasado como un suspiro por la cartelera barcelonesa, y que tendría que haber llenado de sonrisas la platea.

8/11/15

VILAFRANCA


DRAMATURGIA y DIRECCIÓN: JORDI CASANOVAS
INTÉRPRETES: MARTA ANGELAT, DAVID BAGÉS, MANEL BARCELÓ, LLUÏSA CASTELL, GEORGINA LATRE, VICKY LUENGO, ÀUREA MÁRQUEZ, MARC RIUS, MANUEL VEIGA, DAVID VERT y ANNA YCOBALZETA
DURACIÓN: 2h 10min
FOTO: ALBERT ALEMANY
PRODUCCIÓN: ELS TEATRE AMICS
TEATRE LLIURE (MONTJUÏC)

De familias tenemos todos, mejores o peores, con las que nos llevamos mejor o peor, de esas que esconden los secretos debajo de la alfombra o de las que se lo gritan a la cara. Hay tantas tipos como familias existen. Jordi Casanovas cierra con Vilafranca su trilogía sobre la identidad catalana volviendo a sus orígenes, a su Vilafranca. 

Una historia de identidad catalana pero sobre todo de herencia, de la obvia monetariamente hablando, pero también de la herencia no tangible que recibimos queramos o no de nuestra familia, a la que no tenemos el derecho de escoger. Esta última conforma cómo somos y las decisiones que tomamos. 

Fotografía de una familia catalana (aunque bien puede ser de otro lugar) que se reúne para comer durante la Fiesta Mayor. Y, con las navidades tan cercanas, todos sabemos cómo puede acabar una reunión como ésta (no spoilers). Pero lo importante no es cómo acaba sino ir descubriendo los entresijos que se nos muestran desde el principio y que luego destapan la caja de los truenos. 

Magistral interpretación de Manel Barceló, el patriarca de la familia, la pieza clave de la reunión familiar, el pegamento para que las demás piezas de la familia sigan juntas. A su lado una brillante Marta Angelat, una madre que le sigue preocupando el que dirán por encima de la felicidad de los suyos. De entre los hijos, nueras, cuñados y demás, la figura de David Vert, cuyo papel de perdedor despierta una cierta ternura y un sorprendentemente divertido Marc Rius que ilumina el retrato con una dosis de naturalidad que despierta la carcajada del público.

Más de dos horas de duración, que pasan como si de un suspiro se tratara. Excepcional puesta en escena a dos bandas con pasarela central que permite vivir la historia casi desde dentro. Vilafranca es sin duda la parte de la trilogía mejor construida, donde historia y ritmo consiguen un equilibrio perfecto.

1/11/15

LA COL·LECCIÓ



AUTOR: HAROLD PINTER
TRADUCCIÓN: VÍCTOR MUÑOZ i CALAFELL
DIRECCIÓN: ALBERT PRAT
INTÉRPRETES: ÒSCAR INTENTE, ALBERTO DÍAZ, LAURA PUJOLÀS y SERGI TORRECILLA
DURACIÓN: 75min
FOTO: ROSER BLANCH
PRODUCCIÓN: LA RUTA 40
SALA BECKETT

Escrita originalmente para la televisión, La col·lecció nos sumerge en un mundo de verdades y mentiras. El encuentro fortuito de dos parejas relacionadas con el mundo del diseño, hará florecer pequeños fantasmas y una nube de niebla que oscurece la acción. Con un ritmo que hay que mantener y un texto que es un constante juego con el espectador, la trama sucede sin que apenas suceda nada, un seguido de acciones repetitivas donde el mensaje se esconde.

Con una escenografía a lo largo de la Sala Beckett y dos espacios separados, una iluminación con tantos claroscuros como el texto, las mentiras de entremezclan con las verdades, en una narración que huye de la ordenación cronológica y que constituye todo un puzzle donde las piezas que faltan las tendrá que buscar el espectador.

Si la puesta en escena es sobria, sin excentricidades, y ya no es una sorpresa si la disposición de la sala, con un texto que le hubiera faltado ser hilvanado, a un espectador avispado puede tirar del hilo antes de cuenta y dar con el final mucho antes de lo que autor y compañía le hubiera gustado. Las interpretaciones cumplen con la media de corrección que se le puede exigir al teatro de Harold Pinter. Quizás quien rompe la regla sea Sergi Torrecilla la más convincente de todas y Òscar Intente, el único que consigue mantener el misterio por un periodo más largo, sin que se le vea el latón.

Admito que no es fácil ni de hacer ni de ver un Harold Pinter, pero también hay que admitir que La col·lecció no es ni de lejos lo mejor del dramaturgo inglés. Le falta intensidad al mismo tiempo que deja entrever sus costuras antes del tiempo, por lo que el espectador cuando averigua qué va pasar sufre el efecto de desconectar hasta que pase aquello que sabe que pasará. Y al final, pasa.