24/7/16

EL BON PARE



DRAMATURGIA y DIRECCIÓN: DAVID PLANA
INTÉRPRETES: LLUÍS SOLER, TERESA VALLICROSA, GEORGINA LATRE y JAUME MADAULA
DURACIÓN: 90min
FOTOGRAFIA: PABLO RICCIARDULLI
PRODUCCIÓN: GREC 2016 FESTIVAL DE BARCELONA, BITÒ PRODUCCIONS y VANIA PRODUCCIONS SL
TEATRE  BORRÀS (GREC 2016)

David Plana vuelve al teatro ese es el titular que desde hace unos días llena las páginas de los diarios. Y si no recuerdo mal la última cosa que se había llevado a la salas, era aquel Dia de Partit que pasó con más pena que gloria en el Espai Lliure. Mucho más maduro dramatúrgicamente se nos presenta ahora con El bon pare, una comedia amable sobre la paternidad, los secretos de familia y como los ideales se pueden ver destruidos en un abrir y cerrar de ojos.

Una comedia urbana, donde un político socialista, alcalde de una ciudad de provincias, magníficamente interpretado por Lluís Soler ve como todo su mundo se desvanece y comienza a desaparecer el supuesto control que parecía tener sobre su família. Desde su casa en lo más alto de la ciudad, controla todo su territorio, mientras los miembros de su familia aparecen para romper en mil pedazos la armonía familiar. 

Ada, su hija, Georgina Latre, vuelve a casa por vacaciones y a partir de aquí los acontecimientos se desencadenan. Una divertidísima Teresa Vallicrosa, su ex y madre de Ada es el punto necesario para que la historia avance hacia un final que camina hacia la comedia negra con ciertos tintes chejovianos, no caminan hacia Moscú, pero bien podía ser Berlín. Una de las sorpresas del montaje es la interpretación de Jaume Madaula, al que últimamente le tenemos un tanto estancado en papeles más salvajes, de personalidades más de "malote", y en esta ocasión sorprende con un "niño bien", de buena familia y con una manera de hablar ciertamente peculiar, pero divertidísima su primera escena cara a cara con Lluís Soler.

Precisa dirección de David Plana que consigue que el puzzle de piezas encaje y el ritmo de la comedia no decaiga. Más que notable la escenografia de Sebastià Brosa que transporta a las torres de las familias adineradas de esta y otras ciudades. El bon pare es un buen montaje que busca espectadores que quieran pasar un buen rato y disfrutar de unas risas aseguradas.