18/7/16

HISTORIA DE AMOR



AUTOR: RÉGIS JAUFFRET
CONCEPCIÓN ARTÍSTICA: VITTORIO MESCHI y LAURA PIZARRO
TRADUCCIÓN: CARLOS GONZÁLEZ GUZMÁN
ADAPTACIÓN: ZAGAL y MONTSERRAT QUEZADA
DIRECCIÓN: ZAGAL
INTÉRPRETES: JULIÁN MARRAS y BERNADITA MORENO
DURACIÓN: 90 min
PRODUCCIÓN: COMPAÑÍA TEATROCINEMA, FONDART, FITAM, TEATRO DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA y SCÈNE NATIONALE DE SÈTE ET DU BASSIN DE THAU
TEATRE LLIURE- SALA FABIÀ PUIGSERVER (GREC 2016)

Este espectáculo había generado demasiadas tantas expectativas, que desde la primera línia se puede afirmar que no se han cumplido. Buscábamos salir de las decepciones que ya llevamos en este ecuador de Festival Grec y seguimos en las mismas. Historia de amor es la primera historia de teatrocinema que veo, ya sólo por eso mostré más atención, intenté concentrarme en una historia demasiado oscura, pero 90 minutos fueron excesivos para que mi atención se mantuviera con la misma intensidad todo el rato.

No dudo que esta técnica con otra historia y otros intérpretes en un futuro me pueda despertar algo más que curiosidad pero se conjugaron demasiados elementos para que esta vez no fuera así. Empecemos por la dramaturgia, lo que podría ser una anécdota de 30-40 minutos se alarga 90, repitiendo una y otra vez la misma constante hasta acabar por aburrir. Una historia de amor donde una mujer se ve obligada a casarse con un hombre al que no quiere, ni desea, simplemente por el hecho de que éste no para de acosarla y perseguirla. Mejor no intentemos verle sentido a la historia, en los tiempos que corren todo es posible, pero bastantes momentos todo parecía bastante inverosímil. Too much drama for me.

Si hablamos de ritmos, la entonación, el ritmo narrativo era excesivamente monótono todo el rato. No había diferencias entre la supuesta felicidad del personaje, no se podía asegurar si estaba feliz, triste o enfadado porque la voz estaba llegaba siempre con la misma cadencia, lo mismo te podía estar recitando la lista de la compra como un poema de amor a su amada. 

Hasta el final no se ve el truco, sabes que se está interpretando en directo y que el video y todas las partes 3D están tan bien conseguidas y por momentos dejas de saber si estás viendo una película o teatro. Un punto a su favor que no salva el resto del envoltorio para que tuviéramos ganas de seguir degustando el caramelo. Interesante para experimentar durante 30 minutos, pero ¿y después qué?