18/9/16

BARCELONA (CONTRA LA PARED)




AUTORIA y DIRECCIÓN: LALI ÁLVAREZ GARRIGA
INTÉRPRETES: CLARA GARCÉS, DAVID TEIXIDÓ y SONIA ESPINOSA
DURACIÓN: 90min
PRODUCCIÓN: CIA. LAPÙBLICA
LLUÏSOS DE GRÀCIA

Después de no poder verla ni al Grec ni a FiraTàrrega, por fin hemos cruzado caminos, tanto con la obra como con los Lluïsos de Gràcia. El teatro siempre es necesario, pero en este caso si cabe aún más. Una bofetada para todos aquellos que vivimos en Barcelona, una Barcelona que apenas vemos, y aunque quizás no tengamos la visión de postal idílica que tienen la ingente cantidad de turistes que nos visitan año tras año, tampoco vemos aquello que muchos trabajan para ocultar.

Nos han invitado a una fiesta, donde tres personajes, con tres personajes nos sacaran la máscara de la cara y nos mostraran esa Barcelona oculta. Vigilad, la hostia está a punto de azotar vuestra cara sin pedir permiso. Sin sentarse, teatro donde el público es el cuarto personaje, bebiendo cerveza-beer de esa que los lateros nos ofrecen sin parar a ciertos horas de la noche y sin preámbulos las balas son disparadas por las bocas de los protagonistas.

Tierra de acogida, cuna de culturas diversas, símbolo de libertad y progreso, la Barcelona que nos venden envuelta en papel de regaló, dista mucho de la que te encuentras cuando abres el paquete. La Barcelona que no respeta los Derechos Humanos, llena de contrastes sociales, la Barcelona del abuso de poder...

La propuesta escénica está bien lograda, consigue que el espectador tenga que mantener la atención al sinfín de dardos que son lanzados. Quizás haya dos lecturas principales de la obra en función de lo convencido o no sobre los datos que te están contando. Me hubiera gustado ver a esa parte de la burgesía catalana que cierra los ojos a lo que le pasa a la otra parte de la ciudad. Ver este montaje con una persona del polo opuesto tiene que ser un experimento de lo más interesante. Lástima que para muchos la cultura no vaya más allá de ciertos espacios magmánimos. 

De las tres historias hay una que se ha quedado a la espera de una segunda parte, quizás la menos desarrollada de las tres, la que interpreta la Clara Garcés, los momentos más brillantes del montaje se los lleva su personaje, que dentro de la intimidad de su celda, consigue emocionar y ponernos los pelos de punta en más de una ocasión.

De la intimidad del inicio al estallido final, donde el homenaje a Barcelona es otra trampa más, porque la bofetada es de tal magnitud que si a la salida te queda un mínimo conato de seguir la fiesta, no te servirá con un simple cerveza-beer.

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada