15/7/17

CLEAN CITY



AUTORIA y DIRECCIÓN: ANESTIS AZAS | PRODROMOS TSINIKORIS
DRAMATURGIA: MARGARITA TSOMOU
INTÉRPRETES: LAURETTA MACAULEY, ROSITSA PANDALIEVA, FREDALYN RESURRECCION, DRITA SHEHI y VALENTINA URSACHE
DURACIÓN: 70min
FOTO: CHRISTINA GEORGIADOU
PRODUCCIÓN: ONASSIS CULTURAL CENTRE-ATHENS y GOETHE INSTITUT, dentro del proyecto EUROPOLY
TEATRE LLIURE (FABIÀ PUIGSERVER, GREC 2017)

Clean City es una manera de ver y explicar la situación de Grecia actual y de los años más duros de la crisis desde la perspectiva de los inmigrantes. El título del espectáculo hace alusión al lema que durante los peores momentos de la crisis económica resonaba en el país “Hacer Limpieza” y los griegos que necesitaban una cabeza de turco miraron directamente a los inmigrantes para culpabilizarlos de la situación. Inmigrantes sí, pero también mujeres, mujeres que se dedican a limpiar, mujeres de la limpieza. La limpieza entendida como un todo, como una excusa, el neofascismo y los ‘nuevos’ grupos neonazis en la lejanía, la respuesta para ejecutar esa limpieza.

La dramaturgia de Clean City está basada en los testimonios reales de las cinco mujeres de la limpieza venidas de aquí y de allá: Filipinas, Bulgaria, Albania, Sudáfrica… Cada una con sus diferencias y similitudes. Con el humor como excusa para ver la vida de la mejor manera nos empiezan explicando cómo fue su llegada a Grecia, porqué eligieron el país, si hubo o no reagrupación familiar y cuánto cuesta vivir. Lo que sí han tenido claro siempre es que trabajaban duro para que a su familia no le faltará nada y sobre todo para que sus hijos tuvieran una vida mejor que la suya. 

Impresionante oír sus testimonios de sus propias voces y en sus propias carnes. Su empoderamiento como mujeres delante de la adversidad, tener que abandonarlo todo para buscarse la vida, todo un ejemplo de superación diaria, para que un día llegue la crisis y sean las primeras en sufrirla, con un recorte de derechos, de salarios, de vida, de futuro. Ni una lágrima, simplemente el convencimiento de que la vida sigue, y la de sus hijos será muy diferente a la de ellas.

Sus parlamentos de cara al público se mezclan con números musicales interpretados también por ellas como ‘She work hard for the money’, que a pesar del contexto despierta más de una sonrisa en la platea. Clean City es un montaje de aquellos que te toca la vibra y el final no podía ser menos, la emoción a flor de piel. Una gran demostración de ternura. Después de llevar 20 años de vida trabajando duro para sobrevivir en su país de acogida, ahora éste las trata como ciudadanas de segunda. Espectáculos como Clean City sirve para dar voz a aquellas historias que se esconden de la luz pública, pero no debería quedarse en una simple denuncia pública de su situación. Un ejemplo de lo que en nombre de la ‘verdad’ nos esconden. Bravo!

0 comentarios:

Publica un comentari a l'entrada