creación 1927
escritura y dirección SUZANNE ANDRADE
película, animación y diseño PAUL BARRITT
música LILLIAN HENLEY
intérpretes ROWENA LENNON, GENEVIEVE DUNNE y FELICITY SARKS
voz del vigilante JAMES ADDIE
producción 1927
EL CANAL (TEMPORADA ALTA)

Visita(s) anual(es) obligada(s) a Temporada Alta y después de que 1927 nos dejará con la boca abierta la edición pasada, éste era un título imprescindible en la agenda teatral de este otoño. 

Nos trasladamos a Le Bayou, la parte más temida de la ciudad, donde vive la gente que no puede vivir en otro lado, donde los servicios son mínimos y quién nace allí tiene asegurado que morirá allí. De repente una luz de esperanza inunda sus calles, una visita inesperada, Agnes Eaves y su hija quieren cambiar las cosas, ¿pero una sola persona puede cambiar el devenir de un pueblo?



Con una dramaturgia más compleja que Golem y con la parte de película, animación y diseño más compleja, esta revuelta infantil nos atrapa la mente y el corazón a partes iguales. La narrativa tiene formato de cuento, aunque poco a poco se convierte en toda una pesadilla, donde parece ser que los finales felices no son posibles. Los cuentos infantiles con toda su delicadeza y ternura poco a poco deja paso al mundo de los adultos donde las cosas no son tan fáciles como podrían parecer. Es en esa transición donde parece que el público le cueste hacer el clic, donde elige quedarse en un mundo idealizado, en el que todo es posible.




La maquinaria de 1927 es perfecta, si bien es cierto que se trata de un espectáculo estrenado en 2011 y con muchas representaciones a sus espaldas, aprenderse todas las marcas que pueblan el suelo parece un trabajo de chinos. Mientras nos recreamos en su estética, en sus dibujos, en sus acciones, el tiempo nos lleva inexorablemente a pensar en cómo de cerca tenemos un lugar como Le Bayou y cómo miramos para otro lado.

PS: Y para acabar una propuesta/petición a Salvador Sunyer, director de Temporada Alta, queremos más 1927, que una vez al año no hace daño, nos hace bien.


autoría y dirección LAUTARO PEROTTI
intérpretes PILAR CASTRO, PATRICK CRIADO, ÁLVARO LAVIN, CARMEN MACHI, SANTI MARÍN
duración 1h 15min
producción TEATRE LLIURE, OCTUBRE PRODUCCIONES y TEATRO ESPAÑOL
LLIURE GRÀCIA

Nos autoengañamos todos los días y nuestras mentiras no sólo nos afectan a nosotros mismos sino a todo aquel que nos rodea. Pero ya dicen que las mentiras tienen las patas muy cortas, o aquel refrán de que se atrapa antes a un mentiroso que a un cojo. 

Sea como fuera esta obra va de mentiras, y la primera sería hacer creer que si somos espectadores vírgenes, de aquellos que el relato audiovisual ni les ha tocado podemos entrar en el juego que propone la obra. Para los que llevamos más frames y líneas de texto a nuestras espaldas que minutos respirados, vemos el truco antes de lo que nos gustaría. 



Cronología de las bestias se encuentra a medio camino entre el culebrón/telenovela latinoamericana y las películas de sobremesa de Antena 3. Una especie de vida gritada y callada que deja al espectador medio descolocado porque aunque el final es de lo más previsible, la dramaturgia ha optado por "deconstruir la pieza" y ofrecernos la información en píldoras en un continuo ir y venir de flashbacks y flashfowards. La manera de contar la historia es, sin lugar a dudas, lo más interesante a la pieza. Aunque todo sea de paso, nada nuevo bajo el sol.



La puesta en escena con la escenografía de Mónica Borromello (aapee) y la iluminación de Carmen Martínez (aai) impresiona, parece como encajonado dentro de los límites del escenario a la italiana del Lliure de Gràcia pero esa sensación tan claustrofobia ayuda a "respirar" de otra manera el montaje. Es como si los protagonistas, que ya viven al borde del abismo, estuvieran atrapados en su propia jaula, aquella que ellos mismos se han construido.

Y aunque media platea esté buscando la mejor interpretación de Carmen Machi, se irán a casa con las manos vacías porque sin duda ésta no es su función, la dirección ha optado por no contener su interpretación que se desborda tanto que incluso llego a desear que se acaben sus réplicas. Por el contrario, nos podemos sorprender con la magnífica, cuidada y como escondida en un segundo plano, Celia, una descomunal Pilar Castro, que apenas se deja ver por la cartelera barcelonesa, y que para muchos será todo un descubrimiento.

de SANTIAGO RUSIÑOL
adaptación y dirección JORDI PRAT i COLL
direcció DANI ESPASA
intérpretes CLARA ALTARRIBA, DAVID ANGUERA, ALBERT AUSELLÉ, ROSA BOLADERAS, JORDI COLL, ANA DOMÍNGUEZ, FRANCESC FERRER, ORIOL GENÍS, ÀNGELS GONYALONS, ORIOL GUINART, JORDI LLORDELLA, ANNA MOLINER, ALBERT MORA, ALBERT PÉREZ, MIREIA PIFERRER, KATHY SEY y YOLANDA SEY
duración 3h 10min
fotografías DAVID RUANO
producción TEATRE NACIONAL DE CATALUNYA
SALA GRAN (TNC)

El primer gran éxito de la temporada acabó funciones ayer llenando desde hace más de tres semanas la Sala Gran del TNC y dejando público en la calle. Ahora es cuando un teatro privado debería echarle el guante y seguir perpetuando el éxito, pero eso en este pequeño país llamado Catalunya, no pasa. La mayoría de los éxitos de la Sala Gran del TNC nacen y mueren en el mismo sitio. Pero por volver a decirlo no se pierde nada.

También sería el momento para preguntarle a los espectadores afortunados que quién se había leído el texto antes de ir al TNC, muy pocos. De la misma manera que estamos cansados de las adaptaciones literales de clásico detrás de clásico, tenemos que agradecerle a Jordi Prat i Coll que nos haya hecho mirar con otros ojos y sobre todo que haya quitado todo el polvo de sus líneas. Un claro ejemplo de cómo atraer a gente de todas las edades al teatro, en mi función escuché más de uno decir que era la primera vez que estaban al TNC.



Prat i Coll sabe en qué liga juega y la opción de empezar con un medley de grandes éxitos de las últimas décadas atrapa al público desde el primer segundo. Cosa que le deja como extasiado y no le deja ni pestañear hasta el final, y ni siquiera el entreacto hace disminuir la euforia, porque los números musicales tocan la fibra catalaneta y provocan querer más.

Un reparto espectacular y biracial, donde son las mujeres quienes más afinan. De hecho, la batuta de la función conjuga mucho mejor en femenino que en masculino. Empezando por una Rosa Boladeras, como Srta. Floresta, épicamente alocada que provoca un sin fin de risotadas entre los presentes. No se queda atrás, Anna Moliner, como Maria, que vuelve a sacar su lado más cómico con una gestualidad sorprendente. Y los años no pasan por Àngels Gonyalons que conserva una voz que enmudece hasta las toses más recalcitrantes




Els jocs florals de Canprosa, como bien dice Gema Moraleda en Somnis de Teatre, se tendrían que convertir en la versión laica de Els Pastorets del siglo XXI. Sin duda mucho más divertidos y más a la moda. Más de tres horas que pasan como un suspiro y que callarían todas las voces que nos resuenan de los que dicen que estiman Catalunya pero, en realidad no. Porque per estimar Catalunya, cal riure-la, y hoy nos hemos rigut de valent. 
S'ACOSTA EL MIL∙LENNI / PERESTROIKA
de TONY KUSHNER
traducción y adaptación ALBERT ARRIBAS
dirección DAVID SELVAS
intérpretes JOAN AMARGÓS, PERE ARQUILLUÉ, QUIM ÀVILA, CLÀUDIA BENITO, RAQUEL FERRI, EDUARDO LLOVERAS, VICKY PEÑA, ÒSCAR RABADAN, JOAN SOLÉ y JÚLIA TRUYOL
duración 2h y 10min (cada una de las partes)
fotografías FELIPE MENA
producción TEATRE LLIURE
LLIURE DE MONTAJUÏC

Reconozco de entrada que soy una de esas que tiene mitificada la obra desde el día que se la leyó, hace unos 5 años aproximadamente. Quizás por eso decidí dejar las expectativas en casa y dejarme llevar por la propuesta de David Selvas. 

El primer acierto es la poda del texto, dejarlo en la mitad, abandonar toda su narrativa interminable que lo hace tan complicado de leer, creo que es la obra más complicada que he leído en mi vida, y dejar sólo su esencia. 

También acierta en la interpretación, la de los actores de la Kompanyia, haber sabido dar en el clavo con el papel óptimo para cada uno. Y la tercera diana se ha conseguido con la majestuosa escenografía de Max Graenzel y el potente diseño de luces de Mingo Albir que te teletransportan de lleno a la acción y te mantienen en ella hasta que cae el telón.



Pero quien acierta también erra, y que en ningún caso suene como justificación alguna, porque una vez más no la hay. Lo escribiré sólo una vez, pero lo puedo repetir hasta la saciedad. NO, ningún actor blanco puede interpretar un papel que se especifique o que sea escrito por y para un negro. NO. No me sirven las excusas falsas y las mentiras que no hay actores ("de nivel Lliure") para representar el papel, Hola, ¿qué tal? Al menos que sirva como lección aprendida.

Polémicas más necesarias que nunca aparte, los actores de la Kompanyia se gradúan con nota. Magníficos todos, pero me quedo con tres, una genial y poderosa pasada de vueltas Júlia Truyol, la fuerza de la, que ha sido el gran descubrimiento de esta promoción, Raquel Ferri y su homólogo masculino, Joan Amargós, cuyo Prior es todo un cautivador de almas, incluso en los momentos más difíciles y álgidos.



Después de las alabanzas más que merecidas a los miembros de la Kompanyia, hay un elemento en este reparto, que quizás sea porque mi mente no dibujó de la misma manera el personaje durante mi lectura del original, pero que es una pieza que no me ha acabado de encajar, sobre todo durante la primera parte (S'acosta el mil∙leni).  Pere Arquillué vuelve a tener síntomas de fatiga de personajes. Quizás es porque no es la primera vez que interpreta un perfil como el Roy y ya le tiene cogido el punto, el caso es que no sé si llamarle Roy o otros nombres más conocidos por el público en general.



Sin duda es mucho más agradecida y dinámica la segunda parte (Perestroika) no sólo en la dramaturgia sino también la puesta en escena levanta el vuelo y los espectadores notan este aire que ahogaba toda la primera mitad. Y aunque los espectadores más acérrimos, de aquellos que nos suministran el teatro por la vena tengamos la necesidad de ver las dos, y si es en modo doblete mejor que mejor, para el espectador medio, con la segunda parte se puede hacer una figuración bastante precisa de la magnitud de una obra inconmensurable. Aunque siempre es mejor leerse después el texto y recrearse bien en los detalles.

ÀNGELS A AMÈRICA

by on 20:12
S'ACOSTA EL MIL∙LENNI / PERESTROIKA de TONY KUSHNER traducción y adaptación ALBERT ARRIBAS dirección DAVID SELVAS intérpretes...

de SERGIO BLANCO
dirección SERGI BELBEL
intérprete ELISABET CASANOVAS
duración 1h 15min/ 45min (depende de la función)
fotografías DAVID RUANO
producción TEATRE NACIONAL DE CATALUNYA y TEMPORADA ALTA
SALA TALLERS (TNC)

Tercera propuesta en menos de un mes bajo la firma de Sergio Blanco. Esta vez, pero, no encontramos rasgos tan característicos como en otras propuesta. Kassandra es un material difícil de digerir. Primero por el idioma, ese inglés mal hablado, Broken English, que le da un tono muy uniforme durante toda la representación. Segundo porque el texto y la manera en que se represente acaba pareciendo más una telenovela que realmente una tragedia, hay algo de verdad en sus palabras pero realmente pesa más la recreación en el drama que todo el resto.

Con la interpretación abierta, el autor no especifica si debe ser un actor o una actriz quien de vida a este ser transgénero que nos explica su vida como la joven de Troya que huyó de la guerra como esclava de Agamenon rumbo a Europa. Ahora sobrevive vendiendo su cuerpo a extraños. Y entre llamada y llamada se divierte explicando cómo ha sido hasta la época sus amargas peripecias vitales.



La entrega de Elisabet Casanovas es absoluta. Ella es la obra, y gracias a ella, y. a pesar de los problemas del texto, no podemos apartar la mirada del escenario, los que no estamos en él y optamos por un segundo plano. Desde la apertura de puertas hasta el último aplaudo final, Casanovas es un torrente, un torbellino que arrasa con cada mirada, que para las respiraciones y que cautiva de principio a fin. El texto es el que es, pero permite alguna salida de guión que al fin y al cabo son las más aplaudidas, las que dan aire a una dramaturgia un tanto encorsetada.

Las epopeyas contemporáneas de Sergio Blanco no son fáciles de dirigir, y aquí es donde Sergi Belbel no ha sabido congeniar por completo. Después de ver los dos montajes anteriores de este mes de octubre en Barcelona, aquí hay teclas que suenan desafinadas. A pesar de la entrega total de la actriz, el ritmo dure 1h 15min como fue mi caso o más, cae en la monotonía, porque el Broken English suena roto y te acostumbras y el final no deja de ser predecible. 



Lo que sí es un acierto es montarlo en la Sala Tallers, en una especie de escondite donde los espectadores se encuentran sumergidos en un puticlub muy cabaretero donde los más atrevidos tendrán hasta un papel secundario.  Casanovas/ Kassandra se mueve pizpireta y juguetona entre las mesas, y aunque te sientes en la lejanía de una de las gradas ella llega, te mira, te sonríe, y cuál araña ya has caído en su red. Magnetismo puro. El mismo que busca selfies y con el que baila sin parar. Ni de lejos es el mejor texto de Blanco, pero es un paso más en la meteórica carrera de Elisabet Casanovas. Eso seguro.

KASSANDRA

by on 19:15
de SERGIO BLANCO dirección SERGI BELBEL intérprete ELISABET CASANOVAS duración 1h 15min/ 45min (depende de la función) fotografí...

de MARK LOCKYER
dirección ALICE MALIN
intérprete MARK LOCKYER
duración 1h 15min
fotografías RICHARD LAKOS
producción ACTORS TOURING COMPANY
LLIURE DE GRÀCIA

Si la temporada pasada nos cautivó con su Living with the Lights On y pensábamos que cualquier cosa que nos explicara hubiera tenido el mismo efecto, pues no. Esta temporada ha optado por traernos su versión de España, o más concreto de la experiencia de un guiri en un pueblo costero español y nos ha sobrado hasta la arena que inunda la escenografía.

Hemos caído cual simples turistas en la trampa de que l@s intérpretes británicos todo lo bordan, pero para tirar de tópicos tan manidos que ya nos los sabemos de memoria ya tenemos algún que otro actor patrio. Lo que se nos presenta como un viaje para descubrir los orígenes, la parte de uno mismo que no acaba de encajar.



Se podía haber fijado en Federico García Lorca como en Cervantes, ya que realmente el poeta granadino es una mera excusa para vender más entradas porque en el espectáculo ni está ni se le espera. En una escenografía que representa lo que muchos turistas vienen buscando: sol, playa y chiringuitos. Pero más allá de su vaso de sangría no va.

Es una verdadera lástima malbaratar el talento que nos demostró la temporada pasada con tan ínfimo contenido. Lección aprendida, por nuestra parte, por la suya necesitaríamos que se diera algo más que un paseo por la península de norte a sur y de oeste a este para enmendar sus errores. Simplemente.